class="post-template-default single single-post postid-1214 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Giovani, otra estrella de la cantera que se trunca fuera

Facebooktwitterredditlinkedin

Giovani dos Santos acaba de fichar por Los Angeles Galaxy. Allí podrá medirse de nuevo a Villa, Pirlo, Kaká o Raúl, que se encuentran en la recta o rectísima final de su carrera. La diferencia respecto a estas figuras del pasado es que el delantero mexicano sólo tiene 26 años, una edad muy temprana como para pensar en una jubilación dorada. Giovani fue prácticamente titular con el Barça en el último año de Rijkaard (2007-08). Con 18 años y una explosividad tremenda, se le adivinaba un futuro prometedor. Creo que con algo de paciencia, con más cabeza y con alguien que le hubiera asesorado mejor, podría haber hecho carrera de azulgrana. Pedro, con muchas menos condiciones, pero más inteligente, lleva ya siete temporadas en el primer equipo. Giovani se fue al Tottenham por 6 millones y sólo mostró algo de su potencial hace dos años con el Villarreal. Es el último caso de una estrella de la cantera del Barça que se trunca fuera del club.

Al hermano de Giovani, Jonathan dos Santos, también le está costando adaptarse a vivir lejos del sistema cartesiano de la Masía, pero acabará llegando más lejos, porque creo que es más trabajador y tiene la cabeza mejor amueblada. Thiago, amigo de la infancia de los dos hermanos, fue el traspaso más caro hasta el momento de un canterano. Se fue por 25 millones al Bayern de Guardiola. De momento las lesiones le están impidiendo triunfar. No llega a los 25 partidos en dos temporadas en Alemania. Su calidad está fuera de toda duda, pero habrá que ver cómo le va cuando le falte Guardiola. Bojan, otra apuesta de Rijkaard, apuntaba igual de alto. Luis Enrique se lo llevó a la Roma por 12 millones y probó en el Milán para acabar jugando ahora en el Stoke City, un equipo menor. Jeffren marcó el último gol del 5-0 al Madrid de Mourinho y fue decisivo en la final del primer Mundial de Clubes. Tras su traspaso al Sporting de Portugal por 4 millones, lleva dos temporadas en el Valladolid, en Segunda División. Oriol Romeu se postulaba como el suplente de Busquets con Guardiola y el Chelsea lo fichó por seis millones. Ahora juega cedido en el Stuttgart después de su paso por el Valencia.

No, la vida lejos del Barça no es fácil. A Deulofeu, Tello, Fontàs o Cuenca les cuesta destacar fuera y veremos cómo le va a Montoya. Antes que ellos, sin mucha huella por el primer equipo, pero sí en la cantera, hicieron las maletas en los últimos años, entre muchos otros, Muniesa, Martí Riverola, Crosas, Botía, Víctor Sánchez, Nolito, Víctor Vázquez, Sergi Gómez, Planas o Patric, que acaba de fichar por el Lazio. Varios de ellos acabarán haciendo una carrera decente, como ha pasado con Sergio García (Levante, Zaragoza, Betis, Espanyol y Al-Rayyan de Qatar), al que Rijkaard dio la alternativa y llegó a ser campeón de Europa en 2008 con España. Pero a la mayoría les costará triunfar y levantar trofeos. El único que lo ha conseguido en los últimos tiempos ha sido Thiago Motta con el Inter y el PSG, clubes donde sí ha tenido peso y éxitos, pero donde también ha sufrido debido a su endémico problema con las lesiones. Motta es un jugador que siempre me gustó mucho. En el Barça tuvieron muchísima paciencia con él, pero su fragilidad y la ausencia de suerte le impidieron asentarse y hacer carrera en el equipo. Como a tantos otros.
(Foto/Autor: Giovani celebra un gol en su etapa en el Barça/fcbarcelona.es)

Facebooktwitterredditlinkedin