class="post-template-default single single-post postid-32163 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Golea el Barça, vuelve a mangonear el Madrid

Facebooktwitterredditlinkedin

Goleó el Barça en Villarreal, una plaza tradicionalmente muy difícil, como hacía tiempo que no hacía (1-4), con solvencia, con autoridad y, sobre todo, con juego. Al tiempo, una jornada más y van siete seguidas, algo más que inaudito, el Madrid volvía a mangonear al Athletic un triunfo (0-1) que le coloca a poco más de 2 victorias para el título. La Liga está decidida hace tiempo, ya lo sabemos. Desde que Florentino llamó a Rubiales para quejarse por el funcionamiento del VAR. No lo digo yo, lo dice Tebas, el presidente de la Liga Profesional, madridista confeso. Siempre he defendido el VAR porque lo considero una herramienta muy útil si se utiliza bien y como estaba pensado en un principio, para acciones muy claras y fallos muy gordos del árbitro principal, no para ser otro elemento más de interpretación, en penaltis dudosos, manos interpretables, fueras de juego milimétricos, etc. Con la llamada del presidente blanco para presionar a los responsables arbitrales ha conseguido lo que andaba buscando: que la interpretación del VAR se ajuste a sus intereses, que toda aquella jugada susceptible de ser gris pase a ser blanca por arte de magia. Su idea del VAR es la siguiente: si el árbitro de campo no ha visto la jugada favorable a nuestros intereses que tenga la ayuda del árbitro de televisión. Por si acaso, claro. Desde el minuto 3 de este fútbol post-coronavirus, cuando le dieron válido un gol al Real Madrid en fuera de juego contra el Eibar, no ha pasado un partido en el que las decisiones de los árbitros no le hayan favorecido, sobre todo en las 3 victorias ajustadas frente a la Real Sociedad (1-2), Getafe (1-0) y Athletic (0-1), con penaltis y goles anulados que resultaron determinantes para el marcador final.

Los que seguís este blog desde el principio ya sabéis mi teoría, pero para los nuevos os la repito: para ganar una Liga, el Barça ha de ser muy superior a sus rivales, a todos o a casi todos. En igualdad de condiciones, el Madrid le ganará siempre porque cuenta con el factor arbitral a su favor. Yo he calculado que en puntos pueden ser 4 o 5, justo los que ahora nos diferencian en la clasificación. Esta jornada es un gran ejemplo. El Barça pasó por encima de Del Cerro Grande arrollando al Villarreal. Así el factor arbitral, gol anulado a Messi incluido, después de un fuera de juego por centímetros de Vidal en el origen de una jugada en el que el Barça da a continuación miles de pases (podría ser considerado otra acción, digo yo), queda completamente diluido y no resulta decisivo. Pero, por ejemplo, contra el Atlético o contra el Celta, donde también creo que el Barça fue superior a sus rivales, aunque de forma evidentemente más ligera, el factor arbitral sí acabó teniendo peso en el resultado. Al final, la Liga se le va a escapar al Barça por estos detalles y por esos pocos puntos.

Desde luego, no se escaparía si el Barça hubiese arrancado antes a jugar como lo hizo en Villarreal. Por momentos nos recordó a los mejores Barça de los últimos tiempos, con dinamismo, con velocidad y, sobre todo, con mucha seguridad en los pases. Fue un juego coral, muy imaginativo, como si el Barça se hubiera liberado de la presión por ganar o perder. En los próximos encuentros veremos si no es flor de un día, favorecida por una mala actuación del rival, porque también en la victoria contra el Eibar (0-3) aún con Valverde de técnico y con el tridente jugando muy junto y marcando a la vez, el equipo dio esa buena impresión. Setién metió a Sergi Roberto de interior izquierda y juntó al tridente por dentro (doble delantero con Messi de enganche) y el Barça lo agradeció superando constantemente a su rival y llegando con peligro a la meta de Asenjo durante todo el encuentro. Hasta 9 paradas, muchas de ellas de mérito, se le contabilizaron al guardameta, por casi ninguna, que yo recuerde, a Ter Stegen. Griezmann casi marca de tacón el 0-1, que fue un autogol de Pau Torres, pero hizo el 1-3 de preciosa vaselina, un gol que recordó al de Messi contra el Betis el curso pasado. Suárez igualó los 194 tantos de Kubala. Y a Messi le anularon un gol precioso y tiró una falta al larguero. En lugar de 1-4 pudo ser perfectamente un 1-8 y nadie se hubiera extrañado. Eso no hay árbitro que lo pueda voltear en base a torcidas intenciones. Como decía en el anterior artículo, la Liga ya está decidida hace tiempo (el 8 de 11 de la estadística reciente no hay madridista que pueda soportarlo), pero lo importante en estos 4 partidos que faltan es hacer un equipo que pueda competir por la Champions. Si el tridente se acopla (Messi dio dos asistencias de lujo para que Griezmann y Suárez marcaran sendos golazos) y el resto respalda, creo que hay argumentos para intentar pelear por ella. De momento, el miércoles en el Camp Nou (22:00 horas), el Barça puede enviar a Segunda al Espanyol, lo que no deja de ser un gran aliciente para todos los culés.  

(Messi y Griezmann se felicitan tras el gol del francés)

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies