class="post-template-default single single-post postid-3649 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Guangzhou, mitad chino, mitad brasileño, no es un equipo de gira asiática

Facebooktwitterredditlinkedin

El Barcelona ha hecho cinco giras por Asia desde 2004 en las que se ha enfrentado a cuatro equipos chinos: International Shanghai (0-3), Shenzhen Jian Li Bao (0-9), Mision Hills Invitaciones (0-4) y Beijing Gouan, al que ganó por el mismo resultado (0-3) en 2007 y 2010. El Guangzhou Evergrande, rival en la semifinal del Mundial de Clubes, no tiene casi nada ver con estos equipos, salvo la nacionalidad. El Guangzhou no es un equipo de gira asiática, es mitad chino y mitad brasileño. Tiene entre sus filas al conocido Robinho, al que en Madrid llegaron a comparar con Pelé, a Paulinho, del que se dijo que también estuvo en la órbita del club blanco y por el que el club chino pagó al Tottenham 15 millones de euros, a Ricardo Goulart, el jugador más valioso y máximo goleador de la Liga de Campeones de Asia, y a dos compatriotas más desconocidos como René Junior y Elkeson.

Esta colonia brasileña, además, está comandada por el técnico Luiz Felipe Scolari, buen amigo de Sandro Rosell, que ha estado varias veces a punto de convertirse en entrenador del Barcelona. Aunque fracasó estrepitósamente en el Mundial de Brasil, Felipao, como se le conoce en el mundillo futbolístico, ganó con Brasil el Mundial de 2002 y la Copa de Confederaciones de 2013 (arrasando a España en la final, por cierto). Scolari podría ser el primer técnico que ganase un Mundial a nivel de selección y de club. Porque ese y no otro es el ambicioso objetivo del equipo chino. Y lo ven factible. Quizá no este año (eso espero), pero sí en los próximos dos o tres. De momento, ha eliminado al América de México, todo un clásico del fútbol mundial. El dueño del Guangzhou es Xu Jiayin, uno de los hombres más ricos del planeta, dueño de la inmobiliaria Evergrande, que patrocina el club, y socio de Alibaba, el gigante mundial de las compras en internet junto a Amazon. Xu Jiayin, como ya intuyen, no escatima en gastos para ver cumplidos sus sueños.

El Guangzhou se proclamó campeón de la Champions asiática al derrotar en la final al Al-Ahli de Emiratos Árabes y ha ganado las últimas cinco ediciones de la Superliga china. La competición acabó hace mes y medio y desde entonces el equipo ha estado preparando su participación en Japón, país del que le separan sólo cuatro horas de avión. Los de Luis Enrique, en cambio, llegarán al partido todavía bajo los efectos del jet lag. El Barça fracasó en sus dos primeros intentos de colocarse en la cima del mundo futbolístico frente a equipos de Brasil (Sao Paulo en 1992 e Internacional de Porto Alegre en 2006), pero vapuleó brillantemente al Santos (4-0) en la última edición que ganó, la de 2011. Entonces, Neymar era rival de Messi. Ahora el brasileño está lesionado y no podrá jugar esta semifinal ante varios de sus amigos. En los pies de Messi, que ya marcó en 2009 y 2011, está que pueda disputar la final.

Facebooktwitterredditlinkedin