class="post-template-default single single-post postid-32188 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Histórico séptimo pichichi de Messi y nuevo escándalo de VAR

Facebooktwitterredditlinkedin

Ni siquiera con el título decidido el Madrid dejó de tener el VAR a su favor. Lo ha tenido en las 11 jornadas del postconfinamiento y de ahí que haya logrado 10 victorias y 1 empate. Ya os dije que no pensaba que ni Barça ni Madrid harían pleno en este rápido final de Liga, pero nunca pensé que los azulgrana, que empezaron líderes, acabaran a 5 puntos de los blancos. Para ganar la Liga, el Barça debería haber hecho ese 10-1 del Madrid y creo que eso jamás lo ha hecho en toda la historia de la Liga. El Madrid puede hacerlo porque cuenta con la inestimable ayuda arbitral. El último nuevo escándalo de VAR en el partido del Leganés es paradigmático. Además mandó al equipo pepinero a Segunda. Una mano clarísima de Jovic dentro del área fue ignorada tanto por el árbitro como por el VAR. La tenéis arriba. Se han pitado a cientos esas manos durante la temporada. Al Barça unas cuantas, por cierto. Tanto los árbitros de AS como de Marca dicen que el penalti es claro. El árbitro del VAR lo vio, pero ni siquiera le dijo al colegiado principal que fuera a verla. Ya os dije desde el principio que el VAR era una herramienta que podía hacer justicia en el fútbol, pero a través de la interpretación arbitral el Madrid ha logrado que trabaje a su favor, no como antes, con un solo colegiado, sino por partida doble, con uno en el campo y otro viendo imágenes en la televisión. Así es difícil que se escape algo susceptible de ser «interpretable». Todo comenzó con la famosa jugada de Rulli y Vinicius. Como no se «interpretó» a favor de los blancos, Florentino llamó a Rubiales para poner orden. Y la orden, al menos en este final de Liga, ha estado muy clara: la Liga sólo podía ser del Real Madrid. Y eso por mucho que se empeñara Messi, que ha logrado su histórico séptimo pichichi, superando los 6 que consiguió Zarra

En la victoria por 0-5 ante el Alavés, el argentino marcó un doblete con lo que sumó 25 tantos en Liga. No marcaba tan pocos goles desde la temporada 2008-09 (23), la de su gran explosión. Sin embargo, ha roto el récord de asistencias (21), superando al gran Xavi. Messi ha participado en 46 de los 86 goles del Barça, o sea, más del 50%. Y eso que se perdió bastantes partidos del principio por lesión. Creo que Messi ha hecho su parte para lograr la que sería su Liga número 11, pero es evidente que, cumplidos los 33 años, su rendimiento no puede ir en otra dirección que cuesta abajo. Lo que necesita Messi es estar mejor rodeado, tener un ecosistema de juego que potencie sus cualidades y mayor cooperación en el aspecto ofensivo de sus compañeros. En cualquier caso, aunque nos gustaría a todos los culés, Messi no es eterno y es posible que en un par o tres de temporadas decida que hasta ahí ha llegado su carrera. 

La mejor noticia que está dejando este final de Liga es que parece que se atisba relevo generacional. El Barça ha ganado a 3 jugadores jóvenes para la causa: Araujo, Riqui Puig y Ansu Fati. Los 3 están haciendo una mili express por causa de fuerza mayor (plantilla cortísima) y los 3 han respondido con creces. El central se muestra siempre muy seguro, concentrado y expeditivo. Quizá le falte soltarse algo más con el balón, pero prefiere ir sobre seguro y no cometer errores. Riqui recuerda al Iniesta de sus comienzos, siempre dispuesto a soltar alguna genialidad. Su nivel de entusiasmo e implicación a nivel defensivo con el equipo está siendo de notable alto. Contra el Alavés mandó un trallazo al larguero nada más comenzar y luego dio dos asistencias a Messi y a Semedo. Y en cuanto a Ansu Fati, descubrimiento que habrá que poner en el pecho de Valverde (pese a que a muchos les pese), creo que va a terminar convirtiéndose en un delantero temible. Lo que más me gusta es que ha jugado siempre el último partido como si fuera el primero, siempre intentando hacer daño al rival e intentando demostrar que puede hacerlo bien todos los días. Eso es muy complicado a su edad. Todavía está en formación y no sabemos cómo le irá la temporada que viene, seguro que sufrirá algún bache en su rendimiento (por lesiones o por circunstancias), pero no tengo dudas de que es un jugador también para el primer equipo. Araujo, Riqui y Ansu podrían formar la columna vertebral de cualquier equipo y los 3 deberían de ponerse a las órdenes de García Pimienta para intentar subir esta semana al filial a Segunda División. Ya he dicho en este blog que Setién le debió de dar alguna oportunidad al capitán Monchu, que marcó un golazo clave contra el Valladolid B, e incluso a Ilaix Moriba, un centrocampista potente al que pronto veremos por el primer equipo. Todos ellos son el futuro del Barça, quizá no este año ni el que viene, pero a la larga es siempre la mejor inversión que siempre ha hecho el club azulgrana. Veremos si la apuesta tiene continuidad. 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies