class="post-template-default single single-post postid-162 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Iniesta debería dar más asistencias y marcar más goles

Facebooktwitterredditlinkedin

Iniesta dio ante el Córdoba su primera asistencia en Liga, competición en la que aún no ha marcado esta temporada. Este curso, el manchego sólo ha hecho tres goles, todos en Copa, dos al Huesca y uno al Villarreal. Para un futbolista capaz de hacer la maradoniana jugada que acabó en el primer tanto de Neymar al PSG en el Camp Nou, parece realmente poco. Iniesta tiene reservado un lugar de privilegio en la historia del fútbol español por su remate contra Holanda en la final del Mundial 2010. Y también en los anales del Barça por el milagro de Stamford Bridge en las semifinales de la Champions de 2009. Eso, pasen los años que pasen, siempre permanecerá en el recuerdo. Cuando transcurra un tiempo también se evocará la sutil gama de recursos que ha desplegado en el centro del campo: sus controles inverosímiles, sus regates con un simple movimiento del cuerpo, sus asociaciones de vértigo con Messi

Cuanto más duro se antoja el partido, más suele brillar Iniesta, que se comporta sobre el césped como un bailarín del Bolshoi en un campo de batalla de la I Guerra Mundial (su reciente exhibición ante el City en Inglaterra fue memorable). Sin embargo, pese a que muchas veces su nombre ha sonado para ganar el Balón de Oro, sobre todo tras el Mundial de Sudáfrica, lo más cerca que ha estado de conseguirlo fue precisamente en ese 2010 tras el segundo consecutivo que se llevó Messi. ¿Por qué? La mayor razón que yo veo es que no ha marcado los suficientes goles en su carrera, donde no llega a los 60 cuando ya ha sobrepasado con creces los 500 partidos con el Barça.

La media aproximada es de un gol cada diez partidos, una cifra que parece incluso ridícula para un futbolista con su categoría. Jamás a llegado ni siquiera a 10 tantos durante una temporada. A veces su juego se ha comparado con el de Zidane y ambos se parecen en la faceta estética, pero no en la práctica: el francés marcó el doble de goles durante su carrera. Incluso Xavi, un jugador que suele pisar el área menos que Iniesta, colgará las botas con mejores números. A estas alturas, cumplidos los 30, no creo que Iniesta se descubra como un gran goleador, pero si hubiese cuidado algo más esta faceta del juego y hubiese marcado entre 10 y 15 tantos por temporada durante su carrera ahora tendría al menos un Balón de Oro. O puede que dos.

Facebooktwitterredditlinkedin