class="post-template-default single single-post postid-5842 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Iniesta reparte un camión de caramelos y media España silba el gol de Piqué

Facebooktwitterredditlinkedin

España tuvo dos protagonistas en su estreno en la Eurocopa: Iniesta y Piqué. El primero repartió un camión de caramelos, entre ellos el magistral pase del único gol del partido. El segundo marcó de cabeza en el 86′ un tanto que no celebraría media España, la media España que le silba incluso cuando viste la camiseta de la Selección. Al contrario que esa media España, Piqué es un hombre feliz y sin ningún complejo. Y así lo demostró al lanzar besos a la grada donde estaba su hijo con la camiseta de la Roja, según confesó ante las cámaras de televisión. El central demostró de nuevo estar en una gran forma, la misma que ha exhibido con el Barça en las dos últimas temporadas. Y también que sería un excelente comentarista deportivo, porque le sobra soltura ante los medios y conocimiento del juego. «La pelota no quería entrar, pero hemos atacado con orden, abriendo bien el campo, generando ocasiones y sin perder la paciencia», resumió perfectamente Piqué, que no dudó en alabar la asistencia de su compañero en el Barça con gran desparpajo: «¿Has visto? ¡Qué calidad!».

Iniesta fue coreado por la grada al final de la primera parte, cuando intentó un tiro de vaselina con muy mala idea desde el centro del campo. La Selección se pareció más que nunca a su jugador más clarividente: tuvo control, clase, pase y poca definición. Necesitó hacer España más de una docena de ocasiones claras para marcar la diferencia. Eso es muchísimo para considerarla al nivel de los torneos que ganó en 2008 y 2012. Más adelante tendrá problemas si Morata y Aduriz siguen viendo la portería tan pequeña como una de hockey patines. La República Checa calcó el plan de Georgia la semana pasada y el de muchas otras selecciones que se enfrentan a España. Ya dije que esta idea sólo funciona una de cada ocho o diez veces aproximadamente, como en el caso del Barça. Y necesita de grandes dosis de concentración y mucha suerte.

Esta vez la insistencia y la paciencia tuvieron premio, acabando con un gafe legendario: la Selección nunca había ganado en un 13 de junio. España sólo pareció dudar un poco mediada la segunda parte, cuando Fàbregas primero y Ramos después, salvaron dos ocasiones bastante claras de Chequia en una de sus pocas aproximaciones al área de De Gea. El portero del United estuvo bien en las ocasiones en que fue requerido, sobre todo en un remate de Hubnik y el disparo final, tremendo pero muy centrado, de Darida. Tras el pitido final, uno de los que corrió primero a felicitar a Piqué fue Casillas, que parece asumir desde ya su papel secundario en esta Selección. A mí no me gusta que se trate así a los grandes del fútbol. Ya sabemos que toda trayectoria, por muy importante que sea tiene un final, pero en el caso del portero, Del Bosque se la podía haber ahorrado no convocándole. Me parece que la suplencia no es lo mismo para un jugador de campo que para un guardameta, sobre todo con su currículum. Si el seleccionador confía más en De Gea está en su derecho, pero creo que no hay derecho a que Casillas salga de la Selección de la misma forma en que lo hizo del Madrid: por la puerta de atrás. Casillas es un grande de la Selección. Como Xavi, como Iniesta. Como Piqué, pese a que media España le silbe y no celebre sus goles.

(Foto/Autor: Piqué remata a gol el magnífico pase de Iniesta/Uefa.com)

  • portada libroEL LIBRO PARA ESTE VERANO POR 1 EURO: Si queréis comprar mi libro: “Del Triplete al Póker, dos temporadas para la historia” en el que recopilo más de 400 artículos de este blog, desde el 22 de abril de 2015 al 30 de mayo de 2016, aquí os dejo el enlace

PINCHA AQUÍ

 

 

Facebooktwitterredditlinkedin