class="post-template-default single single-post postid-4823 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Iniesta y Messi, dos capitanes marcados a fuego por el Arsenal

Facebooktwitterredditlinkedin

El Arsenal ha marcado la carrera de los dos actuales capitanes del Barça, Iniesta y Messi. Hace una década, en la final de la Champions de 2006, el argentino se enfadó tanto por no jugar contra los gunners que ni aparece en las fotos de la celebración posterior. Messi había hecho un esfuerzo importante para recuperarse de una lesión que sufrió contra el Chelsea (rotura del bíceps femoral en la vuelta de octavos en marzo), pero Rijkaard consideró que su reaparición, en un partido de tanta trascendencia, no era lo más apropiado. Messi se quedó sin final y a Iniesta estuvo a punto de pasarle lo mismo, porque no era aún titular y su misión en el equipo consistía, con Xavi lesionado todo el año, en hacer las suplencias de los Edmilson, Van Bommel o Deco, jugadores mucho más experimentados. Si el Arsenal no se hubiera puesto 0-1 en el marcador posiblemente ni hubiese jugado la final. Pero Rijkaard necesitaba más imaginación para romper el muro defensivo de su rival y tiró del manchego al comienzo de la segunda parte. Con excelente resultado: entró por Edmilson y fabricó la jugada del tanto del empate de Etoo.

Iniesta apenas pudo participar en el doble enfrentamiento (cuartos de final, 2-2 y 4-1) de 2010 por lesión. Sólo jugó los últimos cuatro minutos de la vuelta, aunque le dio tiempo a festejar el último de los cuatro goles que marcó Messi, que firmó quizá uno de los mejores partidos de su vida. Al menos, fue uno de los que más ha disfrutado sin ninguna duda. Sólo hay que ver su cara en cada una de las celebraciones. El Arsenal se había adelantado por medio de Bendtner y el partido pintaba a complicado. Sin embargo, antes del descanso el argentino ya había dado la vuelta al marcador con tres maniobras prodigiosas, un latigazo seco desde fuera del área, una supersónica penetración en el área y una vaselina soberbia en un mano a mano con Almunia. Messi completó su póquer a falta de dos minutos después de marear casi al completo a la defensa del Arsenal y luego lo celebró a lo Jordan, moviendo la cabeza y sacando la lengua. Pocas veces se ha visto a un Messi tan feliz.

Hace cinco años, en octavos de final, como ahora, los dos capitanes se confabularon para darle la vuelta a un peligroso 2-1 que el Barça se trajo de Londres. Allí había marcado Villa, a pase de Messi. El 0-0 clasificaba al Arsenal, que parecía aguantar bien hasta que, al filo del descanso, Iniesta filtró un pase entre una nube de piernas rivales y al actual Balón de Oro no se lo ocurrió otra cosa que hacerle un sombrero a Almunia antes de rematar sin dejar que cayera la pelota. Para mí, éste es uno de los grandes goles de Messi, de los 50 o 100 que jamás se te olvidarán. El Arsenal logró empatar con un autogol de Busquets y a continuación se quedó con diez porque Van Persie fue expulsado. Iniesta inició la jugada del tanto de Xavi que igualaba la eliminatoria y más tarde el argentino, de penalti, pondría el 3-1 definitivo. Fieles a su cita con el Arsenal, hace un par de semanas Iniesta y Messi volvieron a salirse en el Emirates. El manchego provocó con un despeje acrobático el gran contragolpe que culminó en el fantástico 0-1 y la sentencia llegó con un nuevo penalti transformado por el argentino. Dos goles y eliminatoria casi resuelta. Como véis, el Arsenal es el juguete favorito de estos dos genios, que suelen sacar lo mejor de sí mismos contra el equipo inglés. Es para no perdérselo.

(Foto/Autor: Iniesta le pone el brazalete de capitán a Messi/Miguel Ruiz-FCB)

Facebooktwitterredditlinkedin