class="post-template-default single single-post postid-4654 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Iniesta y Messi quieren ser los primeros en tener 5 Champions League

Facebooktwitterredditlinkedin

Iniesta y Messi han sido los dos grandes protagonistas en el regreso del Barça a la Champions League. El capitán volvió a exhibirse en un campo inglés, una de sus especialidades desde que marcase con España en Old Trafford en 2007. Iniesta demostró su talento y trabajo a partes iguales. Las mediciones de la UEFA señalan que fue el que más corrió en el Emirates (11,465 kilómetros). El dato habla tanto del compromiso que tiene con su nuevo liderazgo como del desgaste al que son sometidos los interiores en el sistema de Luis Enrique. Por eso son los que más rotan. El técnico está dosficando a Iniesta más que nunca y el manchego está respondiendo con una de las temporadas más regulares de su carrera. Se le ve en plenitud física y mental. Lo que sigo echando de menos es lo que le faltó para ganar un par de Balones de Oro: marcar más goles. Este curso sólo ha visto puerta en el 0-4 del Bernabéu. Eso sí, fue un golazo. Espero que se guarde alguno más así.

A quien le sobran goles es a Messi, que no necesita correr tanto para exhibir su magia y su pegada. Ya he hablado muchas veces de su capacidad mental. Como está continuamente procesando el juego, no hace casi nunca esfuerzos innecesarios. En la jugada del primer gol no arranca a correr hasta que ve que la acción tiene un peligro inminente (cuando Neymar recibe de Suárez). Entonces se activa y pasa de 0 a 100 en milésismas de segundo, frenando antes de llegar al área para dejar espacio entre él y el portero con la intención de ejecutar con tranquilidad lo que ya tiene en su cabeza. Messi sólo corrió 8,394 kilómetros. Defensivamente es el único jugador liberado del equipo. Incluso Neymar y Suárez tienen obligaciones y bajan a ayudar o presionar a los rivales. Messi a veces también lo hace, pero no es su obligación. Su deber es estar fresco de piernas y mente para cuando le llegue el balón.

Por lo que se vio en el Emirates, Iniesta y Messi quieren ser los primeros en tener 5 Champions League. Piqué también suma cuatro, pero sólo tres con el Barça y una con el United. Los tres atraparon a Seedorf con la cuarta que conquistaron en Berlín y ahora su intención es liderar esta clasificación en solitario. Con cinco Champions igualarían las cinco viejas Copas de Europa de Di Stéfano y las de Maldini (3 Champions y 2 Copa de Europa) y se quedarían a una de las seis de Gento. Iniesta ya ha jugado y ganado cuatro finales de Champions. En la primera (2006) fue suplente, pero en las demás ya fue titular indiscutible. El capitán quiere levantar el trofeo, como ya hicieron antes que él Guardiola, Puyol, Abidal y Xavi. Messi se perdió la de París y casi ni la celebró del enfado que tenía con Rijkaard por haberle dejado fuera de la convocatoria. El argentino salía de una lesión y el técnico no quiso arriesgar. Luego se resarció marcando en las finales de 2009 y 2011 y haciendo la jugada del gol decisivo en la de 2015. Si Iniesta y Messi se salen con la suya, el Barça habrá ganado dos Champions seguidas también por primera vez en la historia. Otro motivo más para que todos los aficionados nos ilusionemos con esta competición. De momento los cuartos están a un paso.

Facebooktwitterredditlinkedin