class="post-template-default single single-post postid-8254 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Isco no irá al Barça ni falta que hace

Facebooktwitterredditlinkedin

Primero os pondré en antecedentes por si no sabéis de qué va la cosa. Isco publicó en su instagram una foto comiendo con unos amigos y en primer plano aparece una bolsa de patatas con los colores del Barça (la tenéis arriba). Ante el revuelo que causó la instantánea, subió otra sin dicha bolsa, desaparecida como por arte de magia (o de photoshop, más bien). Como se seguía hablando de ello, por el supuesto interés del Barça en contratarle cuando acabara su vinculación con el Madrid en 2018, el malagueño se vio en la necesidad de aclararlo por completo. «Que no me voy al Barça, pesados. Con la foto quería decir que nos los vamos a comer con patatas. Hala Madrid», dijo y así nos enteramos de que Isco no irá al Barça. Ni falta que hace, añadiría yo. Me parece buen jugador, pero no creo que funcionase de azulgrana. Le gusta conducir demasiado el balón y a veces lo pierde con facilidad. Isco no me parece mucho mejor que Rafinha, por ejemplo. Pero como juega en el Madrid parece 10 veces más y no es así.

Pero a propósito de la foto y del tema, quería hablaros de otra cosa. Imaginaos por un momento que Piqué, gran amante de las redes sociales y asiduo practicante, le diera por subir una foto en la que se estuviera comiendo un merengue. ¿Se armaría, verdad? Puestos a imaginar, imaginemos que debajo de la foto, el central del Barça pusiera: «Vamos a comernos el merengue». Igual le gusta mucho el dulce (a mí me resulta demasiado empalagoso) o se lo han regalado y quiere hacer algo de márketing o simplemente desea hacer la gracia fácil. La polémica estaría servida de inmediato. La viralización en las redes sería captada por los medios y al momento su cara estaría en todos los noticiarios de este país. Las firmas más reputadas y las más tendenciosas elevarían su indignación al máximo: «¿¡¡¡Otra vez, Piqué!!!?

No es difícil imaginar lo que dirían de él: sólo busca protagonismo a costa del Madrid, está obsesionado con todo lo blanco, ni siquiera es capitán del equipo pero se erige en portavoz del barcelonismo, no sabe vivir sin soltar alguna de vez en cuando, etc, etc. La que le caería encima por publicar una simple foto que podría hacer más o menos gracia es bastante predecible. En cambio, Isco puede decir lo que quiera, como Guti, por ejemplo, que es entrenador de la cantera blanca. En general los medios de comunicación son bastante previsibles porque se retroalimentan de lo que consideran que funciona o no funciona en un momento dado y no de lo que sería su razón de ser, que es explicar la realidad. Ahora las anécdotas, lo accesorio, lo que no tiene la más mínima importancia cobra un interés desmesurado. Una bolsa de patatas con los colores del Barça, sin la aclaración tajante posterior de Isco, daría para hacer medio periódico o medio programa de radio o de televisión. También yo estoy hablando de ello, me diréis. Claro, es la única manera que tengo de deciros que para mí un tuit de Piqué o de Guti o esa foto de Isco tienen la misma importancia: o sea, poca o ninguna.

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies