class="post-template-default single single-post postid-8069 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Liga: el PSG nos enseñó que hay que creer hasta el final

Facebooktwitterredditlinkedin

Neymar fue el jugador más importante en la remontada ante el PSG. Tanto que su leitmotiv de las semanas previas al partido («Mientras tenga un 1% de posibilidades, tendré un 99% de fe») se ha convertido en manos de Nike en un slogan-homenaje publicitario. Arriba tenéis el cartel que cuelga de un edificio de Barcelona y que supongo veréis pronto por ahí. Ahora que el Barça vuelve a ser segundo en la Liga, el PSG nos enseñó que hay que creer hasta el final. Después del parón internacional, entraremos en la cuenta atrás, los últimos 10 partidos (entre ellos el Clásico del 23 de abril), la fase más decisiva del campeonato. El favorito, claro, es el Madrid, que para eso va primero, ha jugado un partido menos y tiene a los árbitros de su parte, como siempre. Pero yo no descartaría ni siquiera al Sevilla para luchar por el título. No creo que ninguno de los 3 haga pleno, sobre todo si, como parece, los 3 continúan en la Champions, así que todavía hay un pequeño margen de error. Recordad que el mismo Barça perdió el año pasado 3 partidos consecutivos, además de empatar en Villarreal, en esta misma recta final de Liga.

En el post titulado «Sporting, Celta y PSG, 3 partidos en 7 días sin salir del Camp Nou», ya os decía lo que Piqué expuso tras el duelo de Riazor. Todos hubiéramos cambiado pasar a cuartos de Champions a cambio de ceder algo de terreno en Liga, que siempre puede ser recuperable. Al final no fue durante esa trilogía en casa donde se escaparon puntos, sino después y lejos de Barcelona, precisamente donde el equipo había sido más fiable, ganando en terrenos tan complicados como San Mamés, Mestalla, Sánchez Pizjuán o Calderón. A partir de ahora, todos los partidos tendrán casi el mismo nivel de dificultad y dará lo mismo que sean en casa o fuera. Da igual dónde se consigan los puntos porque para ganar la Liga lo que cuenta es la suma final. Yo firmaría sin pensarlo 10 triunfos a cambio de empatar o perder el del Bernabéu, por ejemplo. Esta vez me parece que no será necesario llegar a 90 puntos para levantar el trofeo, algo que no ocurre desde la primera Liga de Guardiola (87 en 2009).

Si esto ocurre, al final Florentino se habrá salido con la suya. Ya lo avisó al final de la temporada pasada, en una entrevista en Marca: «No es normal no ganar una Liga con más de 90 puntos, ni aquí ni en ningún sitio del mundo. Para ganar la Liga en estos últimos años hemos tenido que hacer 100 puntos y 120 goles. No es normal. En ninguna Liga del mundo pasa algo así. No digo nada. El Atlético ganó una Liga con 90 y a mí me gustaría ganar alguna con 90, 92 ó 94, no con 100. Para nosotros es muy difícil ganar la Liga”. Es lo mismo que dijo Zidane el fin de semana: «Sabemos que molestamos». Cualquiera lo diría, sobre todo después de ver la colección de errores arbitrales a favor que tiene su equipo. Mateu Lahoz, el árbitro que tanto gustaba a Mourinho, es capaz de pitar un penalti por empujón de Modric a James, pero incapaz de ver cómo Keylor Navas impide una ocasión manifiesta de gol a 15 metros de su mirada. No digo nada, que diría Florentino. Quitarle una Liga al Real Madrid siempre es muy complicado. Si a eso le añadís que el equipo blanco sólo ha ganado 1 de las últimas 8, la cosa se complica aún más. Pero también parecía inimaginable lo del PSG, así que yo seguiré creyendo hasta el final. Hasta que las matemáticas digan lo contrario.

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies