class="post-template-default single single-post postid-3099 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Luis Enrique entrena al tridente de forma invisible

Facebooktwitterredditlinkedin

Dos días antes de jugar el importante partido contra el Villarreal, Luis Enrique se llevó a toda la plantilla de excursión a PortAventura, un parque de atracciones de Tarragona. La sorprendente actividad pudo causar sorpresa en más de un seguidor, pero tiene su razón de ser. «Lo que buscamos es cohesión de grupo y equipo, siempre he utilizado esta serie de entrenamientos. Si podemos incorporar a la familia, mujeres y amigos es básico», se explicó Luis Enrique al día siguiente. Desde hace unos años, muchas empresas ponen en práctica este tipo de entrenamiento invisible, porque el buen ambiente en un grupo humano es fundamental a la hora de conseguir cualquier objetivo. No todas lo consiguen, claro, porque un buen grupo no se forma de manera artificial, sino cuando entre los integrantes hay algo más que respeto y ausencia de conflictos. Para ello se necesitan jefes o conductores de grupo que no sean tóxicos. Y no es fácil encontrarlos. «Lo más destacable del Barcelona es ver cómo pueden convivir tres fenómenos como Suárez, Neymar y Messi. Es lindo de verlo, es admirable», dijo hace poco Simeone, el entrenador del Atlético.

Sí, no es fácil lo que ha conseguido Luis Enrique, el gran artífice de esta cohabitación histórica. «Es raro que un argentino, un uruguayo y un brasileño nos llevemos tan bien, pero es así», ha admitido Neymar en alguna ocasión. La rivalidad futbolística de estas tres nacionalidades, forjada en más de un siglo de  Superclásicos de las Américas (Brasil-Argentina) y Clásicos del Río de la Plata (Argentina-Uruguay), no es fácil de esquivar. «Mantenemos un linda relación y cuando hay entendimiento fuera de la cancha es más fácil llevarse bien dentro», confiesa Messi siempre que es preguntado por ello. «La relación tanto dentro como fuera del campo es muy buena. Todos sabemos que Leo es el mejor, ninguno intentamos superarlo ni igualarlo. No hay envidias. Estamos con el equipo y no competimos con nadie. Si varios jugadores quisieran competir por ser el número uno, sería complicado», admite Luis Suárez.

La pregunta de estos días en todos los medios de comunicación es si Messi, Luis Suárez y Neymar forman la mejor tripleta atacante de toda la historia del fútbol. Yo creo que sí. Ya marcaron 122 goles la temporada pasada y en esta van camino de superarse. No recuerdo ninguna delantera en la que cada integrante marque más de 40 tantos por temporada. No lo hicieron ni el Brasil del 70 con Jairzinho, Pelé y Rivelino, ni el Madrid de Di Stéfano, Puskas y Gento, ni la United Trinity de Best, Law y Charlton en el Manchester, ni el Ajax de Cruyff, Rep y Kiezer y tampoco el gran Milán de Rijkaard, Gullit y Van Basten, por poner algunos ejemplos históricos. Juntar a estos tres cracks mundiales en un mismo equipo es algo, creo, que no había pasado nunca. De ahí las dudas iniciales de muchos, incluido el oráculo de Cruyff«No entiendo cómo el Barça puede hacer un juego combinativo con Messi, Neymar y Luis Suárez en el equipo. Los tres son individualistas», dijo el holandés en un artículo para el diario De Telegraaf antes de verlos en acción. Afortunadamente se equivocó. Ahora, después de ver cómo se mueven para atacar en un tres contra seis o siete oponentes, seguro que no piensa lo mismo, porque el tridente no necesita mucha elaboración para hacer goles como churros. «Se nota en el campo el feeling que hay entre los tres. El tema del ego es muy difícil de controlar en tres figuras como las que tenemos, pero ellos gestionan muy bien su ego para bien del equipo», dijo Mascherano al final del partido contra la Real Sociedad. Palabra de jefecito. Nada más que añadir.

Facebooktwitterredditlinkedin