class="post-template-default single single-post postid-2019 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Luis Enrique ve en Gumbau a una réplica del gran Cocu

Facebooktwitterredditlinkedin

Luis Enrique tiene mucha fe en Gumbau. Me da que ve en él a una réplica del gran Cocu, con el que el técnico coincidió en el Barça cuando ambos eran jugadores. Luis Enrique hizo debutar a Gumbau en la vuelta copera frente al Elche el pasado enero (0-4). En ese partido actuó de mediocentro, puesto que también ocupó el pasado curso en el filial en varias ocasiones en vez de Samper. A Luis Enrique le gusta su polivalencia: le sirve para dar descanso a Busquets en el mediocentro y a partir de ahora para suplir la ausencia del lesionado Rafinha. En el filial incluso llegó a actuar de central en algunos partidos con Eusebio. Luis Enrique ya se lo llevó a la gira de Estados Unidos este verano y le puso como titular contra el Chelsea de Mourinho (2-2). En este partido, Busquets actuó como interior derecho, igual que cuando salió Mascherano en Roma. Es otra solución.

Gumbau fichó por el Barça B el curso pasado procedente del Girona y fue titular indiscutible (38 partidos y tres goles). Para quien no le conozca, es un interior técnico y con trabajo que también tiene llegada y un fuerte disparo. Todavía es muy joven (20 años) y en ocasiones algo blando, pero, como es alto (casi 1,90) y zurdo, a los aficionados les recuerda mucho a Cocu, el extranjero con más partidos en el Barça hasta que llegó Messi. Por los mismos motivos (envergadura y pierna izquierda) otros ven un reflejo lejano y en blanco de Keita, al que, por cierto, pudimos ver en la Champions todavía a gran nivel. Desde que se fue hace ya tres años, yo siempre he echado de menos un perfil Keita en el equipo, ese tipo de jugador algo más defensivo que Rakitic, Iniesta o el propio Rafinha, pero con técnica, llegada al área y remate de cabeza. Keita daba un cuajo extra de seriedad, músculo y contundencia al equipo en partidos frente a rivales de gran físico o que iban bien por arriba. Cocu tenía las mismas cualidades que Keita. También era capaz de poner la pierna dura frente a cualquier adversario y después llegar con la misma contundencia al área rival.

Luis Enrique debe equilibrar el tridente con un centro del campo con más trabajo de ida y vuelta que en otras épocas. Ojalá Gumbau pudiera llegar a parecerse a estos dos grandes interiores zurdos. Desde luego no tiene el desequilibrio de Rafinha ni su calidad técnica, pero quizá pueda aportar más tiro desde fuera del área y ayudar en el juego aéreo, tanto defensivo como ofensivo. Me gusta su concentración, la rapidez con la que elige el pase y su poderosa zancada. Aunque le falta endurecerse como jugador para sacar provecho de su físico, creo que Gumbau está ante la oportunidad de su vida, porque se convierte desde ahora en el primer relevo del centro del campo titular hasta que Sergi Roberto pueda recuperar su posición natural con la vuelta de Alves al equipo.

Facebooktwitterredditlinkedin