class="post-template-default single single-post postid-3643 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Luis Enrique ya le marcó dos goles al Arsenal en 1999

Facebooktwitterredditlinkedin

El Arsenal era uno de los dos rivales que yo no quería como rival en octavos de la Champions. No porque crea que será más o menos complicado que otros, sino porque desde 1999 les hemos eliminado tres veces de la Champions y además les hemos ganado una final, la de París en 2006. El duelo me suena a repetido y no me gusta, como supongo que a muchos de vosotros. Wenger, en el Arsenal desde 1996, lleva casi 20 años intentando meter mano al Barça. La verdad es que siempre le pone en dificultades (en 2011 incluso se llevó un triunfo parcial por 2-1 en Londres), pero nunca puede con nosotros. También le pasaba a Emery hasta el último duelo del Pizjuán. En cambio, Luis Enrique ya le metió dos goles al Arsenal en la fase de grupos de la Champions 1999-00. Fue el autor del único tanto en el empate del Camp Nou (1-1) y marcó el 0-2 en la goleada en Londres (2-4) que ayudó a la temprana eliminación del equipo inglés. En esa edición, con Van Gaal en el banquillo, se produciría en cuartos la histórica remontada en cuartos ante el Chelsea (5-1 después de caer en Londres por 3-1) y la frustrante eliminación ante el Valencia de Héctor Cúper y el Piojo López en semifinales.

La deseada final Real Madrid-Barça estuvo cerca ese año y es algo que siempre parece a punto de suceder en los últimos tiempos. Mientras a nosotros nos ha tocado el líder de la Liga inglesa, el Madrid se enfrentará a la Roma, el quinto de la Liga italiana, al que el Barça goleó fácilmente hace poco (6-1). La fortuna blanca en el sorteo de Champions ya empieza a ser motivo de sorna entre la afición azulgrana, pero, como bien decíais muchos de vosotros cuando publiqué hace tres días un artículo en el que mostraba mis preferencias, el Barça ha ganado tanto en los últimos años porque sabe competir en este tipo de eliminatorias, tiene callo a la hora de encarar partidos y rivales dífíciles. Ya nos costó mucho ganar al Arsenal la final de París y eso que la jugó con uno menos casi todo el encuentro. Nos costó eliminarles en 2010 y eso que Ibrahimovic nos puso 0-2. El Arsenal igualó el partido (¿os suena, no?) en Londres y se puso 0-1 en el Camp Nou antes de que Messi marcara cuatro goles. También nos costó al año siguiente porque obligó a remontar en el Camp Nou y Mascherano fue uno de los héroes, como dijo Guardiola tras el partido: «Si Mascherano no es más rápido en una carrera de 15 metros con Bendtner, estamos fuera». Y seguro que esta vez no será una excepción.

La incógnita es saber qué Arsenal nos encontraremos. Ahora mismo tiene muchos lesionados: Alexis Sánchez, Cazorla, Arteta, Wilshere, Rosicky, Welbeck y Coquelin. El partido de ida se juega en Londres el 23 de febrero y el de vuelta, en el Camp Nou, el 16 de marzo. Para entonces, a excepción de Cazorla, que llegaría muy justo, estarán, se supone, todos recuperados. Pero pueden caer otros. Según la web www.premierinjuries.com, el Arsenal es el equipo que sufre más lesiones de toda la Premier y le ha contabilizado más de 900 bajas desde 2002. Incluso han elaborado una teoría, llamada de Gulliver, para explicar tanta desgracia que os explicaré otro día. Ya habrá tiempo de hablar del Arsenal. Tras el sorteo, la Champions se aparca dos meses. Ahora, esperando también rival en Copa y líderes de la Liga, lo único que importa es el Mundial de Clubes.

Facebooktwitterredditlinkedin