class="post-template-default single single-post postid-32010 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Madrid regala la Liga al Barça

Facebooktwitterredditlinkedin

La Prensa de Madrid regala la Liga al Barça. Lo véis en sus portadas. Hay un pesimismo atroz en la capital, pero, no os engañéis, que mañana ya lo volverán a ver todo de color de rosa, como acostumbran. Por aquí suben tanto al equipo blanco en los triunfos que los batacazos inesperados (este para mí contra el Betis ha sido una sorpresa mayúscula) producen mucha frustración. Lo sé por experiencia. Lo única certeza, ahora mismo, es que el Madrid, pese a lo que ocurrió en el reciente Clásico (ya os dije que fue una cuestión casi de fortuna lo que pasó, un rebote de Vinicius que sí entró y otro antes de Braithwaite que no lo hizo) es menos fiable incluso que el Barça. Los de Zidane han cosechado en el último mes 4 derrotas en los últimos 7 encuentros y un empate (2-2) ante el Celta en casa, por sólo 2 triunfos, el del referido contra el Barça y otro a domicilio frente a Osasuna (1-4). Esto no quiere decir que la tendencia sea la misma hasta final de curso, pero por algo infinitamente menos grave cambiaron a Valverde por Setién en el Barça. Os lo menciono porque, pese a que esta segunda etapa de Zidane en el Madrid tiene más decepciones que alegrías, el técnico blanco aguantará hasta el final de curso. Luego su continuidad dependerá de los títulos que levante. Si no gana nada, es posible que se vaya, como debía haber hecho el Barça con Valverde. 

A pesar del liderato y a pesar de que ahora desde Madrid empezarán a presionar con todos los medios a su alcance, creo que el Barça aún no es favorito a ganar esta Liga. Sigo pensando que la puede pelear hasta el final, pero que la ganase me parecería algo heroico con todo lo que ha pasado durante el curso en forma de lesiones, fichajes frustrados, relevo en el banquillo incluido y crisis institucionales varias. La única certeza de este Barça de Messi, que recordaremos sin duda mientras vivamos, es que ha recogido el testigo de ese Madrid pre-Cruyff y ha peleado casi todas las Ligas en las que ha participado con la excepción de la de la campaña 2007-08. Antes le bastaba con hacer un buen papel en la Copa, en Europa y ganar algún duelo particular al Real Madrid, justo lo que lleva haciendo el equipo blanco, pero a la inversa, en la última década. La Liga exige un trabajo diario, porque hay que lucharla cada semana, y el Madrid se ha ido acostumbrando, año a año, a hacer esfuerzos muy selectivos. 

Contra el Betis no puso ni por asomo el mismo nivel de intensidad ni de interés que contra el Barça ni el que pondrá contra el City dentro de unos días. No creo que en Manchester se confíen, porque Guardiola conoce muy bien al Madrid y sabe que a pesar del 1-2 de la ida aquí no dan la eliminatoria por perdida. El premio es demasiado goloso. Si pasas a cuartos, con hacer un par de partidos decentes y tener la suerte de tu lado, te puedes plantar a las puertas de levantar el título. La Liga exige un mayor esfuerzo continuado. Hay que ganar muchos partidos, a veces no ha bastado ni con 25 o 26, aunque en esta ocasión hará falta alguno menos. Por eso le da Zidane más valor. Y por eso el Madrid sólo ha ganado 2 de las últimas 11. Es precisamente la estadística que solía presentar el Barça antes de la llegada de Cruyff. 

Me parece que el calendario entre Madrid y Barça es parecido. Los blancos tienen 6 partidos en casa (Eibar, Valencia, Mallorca, Getafe, Alavés y Virrarreal) y 5 fuera (Real Sociedad, Espanyol, Athletic, Granada y Leganés). Los azulgrana, al contrario, 5 en el Camp Nou (Leganés, Athletic, Atlético, Espanyol y Osasuna) y 6 lejos de su estadio (Mallorca, Sevilla, Celta, Villarreal, Valladolid y Alavés). Es cierto que el Barça flojea más fuera de casa, pero el Madrid tampoco es demasiado dominante este curso en el Bernabéu. Sigo pensando que los dos equipos se dejarán aún muchos puntos. Ninguno va a ser capaz de ganar los 11 que faltan, ni mucho menos. Dependerá también de si continúan o no en Champions. En fin, tampoco conviene hacer demasiadas cuentas aún porque esos 2 puntos de diferencia no le otorgan al Barça ninguna ventaja, ya que tiene perdido el golaveraje particular. Ahora mismo es como si fueran igualados. Un simple empate del Barça en Mallorca combinado con un triunfo blanco y volvería a cambiar el liderato, así que mejor no celebrar nada por adelantado, pero tampoco perder nada por adelantado si, desgraciadamente, llegan más decepciones.  

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies