class="post-template-default single single-post postid-7260 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Madrid sigue sin tener estrellas para sus portadas

Facebooktwitterredditlinkedin

A cinco días del derbi entre el Atlético y el Real Madrid, el diario Marca sale en su portada con unas supuestas dudas de Messi en torno a su renovación. Yo no tengo ninguna, supongo que el propio Messi tampoco y la gran mayoría de los aficionados azulgrana mucho menos. Como Madrid sigue sin tener estrellas para sus portadas, siempre viene bien tomar una prestada al enemigo y crear de modo artificial un tema de agenda simplemente para que se hable de ello. Messi es un buen blanco de conversación, más ahora que está con Argentina, donde todavía hay gente que le discute. Durante los parones de selecciones, las principales figuras del Madrid no tienen apenas relevancia: Benzema no va con Francia, Bale seguramente no clasificará a Gales para el Mundial y Cristiano se las ve y se las desea para derrotar a Letonia, la selección 116 del mundo.

Messi acabará firmando su octava renovación desde que está en el Barça. Eso lo saben hasta en el mismo diario madrileño. Por un lado, Marca afirma en portada que Messi no quería renovar en julio, y por otro dice sin rubor en el interior que «la intención de su padre es sentarse a negociar o al menos a escuchar al Barça, lo que da a entender que la situación desde aquella segunda semana de julio ha cambiado». ¿En qué quedamos? Lo que cualquier lector querría saber, sea madridista o no, es si Messi quiere renovar o no. No si se lo está pensando. No si en julio dijo que no y ahora que sí. La verdadera noticia, si la hubiera (que no es el caso), es que Messi dijera (que no lo ha hecho) que no quiere renovar. Al contrario, el argentino ha repetido una y mil veces en público que permanecerá en el equipo hasta que el Barça quiera y que luego se retirará en Newell’s. Hace poco, Bartomeu dijo que abordaría su renovación en breve, así que me parece que de momento el mayor tormento blanco (lo siento mucho por ellos) seguirá jugando en el Camp Nou.

La conclusión de la información de Marca es que «sólo Messi sabe si renovará o mantendrá su intención de acabar su contrato y, en junio de 2018, decidir su futuro». O sea, en román paladino, que en el periódico dice que ni es adivino ni tiene poderes sobrenaturales para leer el pensamiento del crack azulgrana. Lo único que hace Marca es expresar en voz alta un deseo nada oculto de sus principales clientes: que Messi se vaya del Barça. Los madridistas saben que sólo así se terminará de una vez por todas el actual ciclo ganador del club azulgrana, que se prolonga ya más una década, con dos tripletes y tres dobletes como principales éxitos desde 2006. La portada me recuerda a la que hizo hace unos meses con Neymar, también cuando se negociaba su renovación. «No sé, la vida es muy larga», dijo el brasileño. Con esta frase, en la capital se montaron la misma película, cuyo desenlace es que el ya sabéis: Neymar acabó renovando por el Barça. En Madrid acusan al brasileño de teatrero, de intentar humillar a los contrarios y de haber estafado a Florentino. Por eso le quieren ver sentado en el banquillo de un juzgado. Pero la tapa que tenéis ahí arriba lo único que demostró es el profundo deseo que tienen de verlo algún día de blanco. Ya lo intentaron varias veces con Messi, pero me parece que tampoco se hará realidad con el brasileño, para mayor frustración madridista y regocijo azulgrana.

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies