class="post-template-default single single-post postid-31953 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Más fuertes juntos: 2-1 al Getafe

Facebooktwitterredditlinkedin

Antes del partido, un lema presidía el círculo central del Camp Nou: Stronger Together, más fuertes juntos en español. Tras el 2-1 al Getafe, nada más ver la foto del FC Barcelona que ilustra estas líneas, me acordé de ella. Los que seguís mi blog, ya sabéis que me pareció un disparate la idea de cambiar a Setién por Valverde. Básicamente porque a mí no me parecía que el equipo jugara tan desastroso y porque estaba bien colocado para el asalto a los tres títulos. Dicho esto, no voy a descargar ninguna de mis posibles frustraciones sobre el nuevo entrenador, porque no tiene la culpa de nada, exactamente de la misma forma que ocurría con Valverde. No voy a alimentar una división que ya se aprecia entre la afición y que provocó que se oyeran pitos en el Camp Nou en varias fases del encuentro. Eso no ayudará en nada al equipo. Al contrario. Como desde Madrid se le dará un altavoz considerable y se potenciará, al final irá en perjuicio de los intereses de los aficionados azulgrana. Yo jamás pitaría a mí equipo, porque sería como pitarme a mí mismo, sobre todo, mientras la victoria estuviera en juego. Se puede hacer tranquilamente al final o al acabar la temporada, que es cuando debería haberse hecho el relevo de Valverde. 

El juego del equipo no avanzó mucho desde el partido contra el Betis. La alta presión del Getafe volvió a complicar mucho la salida del balón y Ter Stegen de nuevo tuvo que dar más pases que Messi. Cierto que cuando la sorteaba, la ocasión del Barça era muy clara, pero eso ocurría a cuentagotas. Tampoco hay que obviar, por supuesto, que el Getafe es actualmente el tercer equipo de esta Liga, por encima de Atlético, Sevilla y Valencia, rivales de mayor entidad histórica, pero también es posible que ante adversarios con delanteros de más colmillo los regalos en la salida del balón traigan peores consecuencias. Tampoco hay que pasar por alto que el árbitro permitió la reiteración en las faltas del Getafe, algo que castiga el reglamento. La primera parte tuvo un claro punto de inflexión en un gol anulado a Nyom, previa consulta del colegiado en el VAR, por una incuestionable falta a Umtiti. Justo antes Busquets le había regalado un gol a Jorge Molina, que lo falló, y justo después, Cucurella, ese producto de la Masía con más intensidad en su pequeño cuerpo que medio equipo del Barça junto, había rematado cruzado con mucho peligro. 

Entonces se juntaron dos genios como Messi y Griezmann y le dieron un vuelco al partido. Maravilloso pase con ventaja del argentino y picadita de supercrack del francés para hacer el 1-0 a la media hora. Eso para que en Madrid sigan diciendo que no se entienden y no se pasan el balón. Apenas cinco minutos más tarde, Sergi Roberto culminaba con la zurda una excelente jugada colectiva en el que el asistente era el lateral de la otra banda, Junior, que había tenido que salir por la lesión de Alba. El partido estaba visto para sentencia y pudo estarlo en otra conexión estratosférica de los dos únicos cracks que le quedan al Barça. Esta vez el pase potente y milimétrico fue de Griezmann y el remate de cabeza limpio y colocado fue de Messi, que se topó de nuevo con el portero, como le viene ocurriendo en los últimos partidos. Si el Barça gana, a mí no me importa que no marque Messi. A él tampoco, hacedme caso. Ojalá los goles se los guarde para la inminente visita al Bernabéu. Si el Barça hubiese hecho ese 3-0 la segunda parte habría sobrado.

Pero el control ficticio con el que se inició el segundo acto saltó por los aires con un buen gol de Ángel, uno de los que suenan como posible fichaje azulgrana por la baja de Dembélé. En fin, que la última media hora tocó sufrir, como ante el Betis. El Getafe metió miedo en varios acercamientos, sobre todo en otro remate de Ángel que sacó Ter Stegen de forma milagrosa. Griezmann tuvo en dos ocasiones la oportunidad de poner el 3-1, pero no lo hizo y hasta el pitido final el Barça no pudo saborear 3 puntos que le colocan a igualdad de puntos con el Real Madrid, a falta de jugarse su partido ante el Celta. Por cierto, a ver si en este partido, Óscar, que ya dejó buena impresión en el Camp Nou, puede postularse para ser entrenador del Barça algún día. Miraré el partido bajo ese prisma. Al equipo de Setién ya sólo le queda una prueba más antes de empezar a jugarse los dos títulos que le quedan. El sábado, a la misma hora (16:00) llega el Eibar al Camp Nou. Y luego, toca visitar al Nápoles en la Champions y al Madrid en la Liga. Todo o nada en los próximos 15 días.  

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies