class="post-template-default single single-post postid-9998 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Mascherano, otro que podría volver como entrenador

Facebooktwitterredditlinkedin

Mascherano ha decidido poner punto y final a su etapa en el Barça después de 7 años, 334 partidos y 18 títulos. Se va a jugar a la liga china, al Hebei Fortune de Manuel Pellegrini. Ya he dicho en otros posts que no me gusta el momento de su marcha. Podía haber sido antes de que comenzara la temporada o acabada la misma. Es cierto que no puede competir con Umtiti como titular, pero sí con Vermaelen o Yerry Mina a la hora de dar relevos. Dicho esto, ha dejado en caja el dinero para fichar a un sustituto, tiene ya 34 años y «algún día tenía que acabar su sueño», como dijo en su despedida. El adiós llega un día para todos. Mascherano, muy emocionado, pone «un punto y aparte», pero no punto y final en su relación con el Barça, porque me parece que es otro que podría volver como entrenador. Xavi creo que le dará el relevo a Valverde a poco que éste aguante 3 o 4 años. Y a Busquets también le veo madera para el banquillo. Como véis, el Barça tiene una gran cantera de entrenadores para el futuro.

«Le gusta mucho hablar de fútbol. Cuando no está jugando o entrenando, ve la mayor cantidad de partidos que puede. Lo sabe todo, lo analiza todo. Tiene lo necesario para, en el futuro, ser un gran entrenador». Messi conoce bien a Mascherano y habla así de su compañero en el prólogo del libro Los 15 escalones del liderazgo. «Es un líder muy positivo. Te enseña muchas cosas. Todo el tiempo. Siempre está pensando en sus compañeros. Es un luchador. Es imposible no seguirlo cuando tienes un capitán que es el primero en esforzarse, el que corre más que todos, el ejemplo de cómo se hacen las cosas», añade el crack azulgrana. Para Luis Enrique fue un jugador clave, más aún incluso que para Guardiola, al que le parecía «el mejor fichaje del Barcelona en los últimos años». Luis Enrique le buscaba el mejor acomodo (central o mediocentro), en función de las necesidades del equipo, pero siempre le ponía.

Una de sus primeras decisiones como entrenador fue pedir la renovación de Mascherano, un jugador que le garantizaba compromiso y liderazgo tanto dentro como fuera del campo. Por eso llegó a ser uno de los cuatro capitanes del Barça. Fue la edad y la llegada de Umtiti, más fuerte, más joven y más contundente en el juego aéreo, el que le hizo perder protagonismo. Por eso se marcha, para preparar mejor el que será su último gran torneo internacional, el Mundial de Rusia. En el libro antes citado, Mascherano habla de cómo se gestó su carácter competitivo: «Cuando tenía once o doce años no era un chico para nada sociable. Más grande me abrí un poco más, pero a esa edad sólo me interesaba el fútbol. Por eso, el primer sueño que tuve fue ser jugador profesional. Lo soñaba con un convencimiento tan grande que literalmente me veía jugando. Si logras dedicarte a eso que amas, muchas de las cosas que te pasan seguramente las habías imaginado antes. Si miro hacia el pasado, veo claramente que desde ese momento me prometí a mí mismo algo: estar siempre dispuesto a tomar riesgos y a apostar por mí. Cuando buscas algo con mucha pasión tienes que hacer un acuerdo con vos mismo: nunca negociar el esfuerzo ni la fe en tus capacidades». No sé a vosotros, pero a mí me parece un buen lema vital. Como también este otro: «Por más que estés pasándolo mal, tienes que levantarte cada día con ganas de comerte el mundo. Nunca sabes qué tiene pensado el destino para vos». Hasta pronto, Masche, gracias por todo.

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies