class="post-template-default single single-post postid-32507 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Mateu Lahoz sacó fuera del área un penalti a Alba y al Barça le tocará remontar un 2-0 al Sevilla

Facebooktwitterredditlinkedin

Mateu Lahoz es el árbitro que nos privó de celebrar la Liga de 2014, al anular un gol totalmente legal a Messi que hubiese derrotado al Atlético en el último partido en el que se decidía el campeonato. Seis años después, puede dejarnos sin una final de Copa del Rey, pues el árbitro sacó fuera del área un claro penalti a Alba (arriba tenéis la imagen) y al Barça le tocará remontar un 2-0 al Sevilla, algo bastante complicado. Pero que el Barça ya lo hizo en 2019 ante este mismo equipo. Entonces, en la vuelta en el Camp Nou, los azulgrana, entrenados por Valverde, remontaron de forma espectacular ganando por 6-1. Como para que se defina la eliminatoria quedan más de 20 días, no hay que darle muchas vueltas. Este sábado, hay partido de Liga (Alavés) y el martes (PSG) regresa la Champions. En este fútbol postpandémico todo es tan raro que ni las victorias se celebran demasiado ni las derrotas duelen como antes. Y la verdad es que eso no es tan malo, porque nos centramos en el juego y en el puro entretenimiento.

Me parece que el fútbol está siendo muy injusto con el equipo de Koeman esta temporada. A pesar de las miles de dificultades desde el comienzo del curso, su Barça juega y compite mejor de lo que dicen los resultados. Le están penalizando mucho los errores en las áreas, donde es verdad que se deciden los partidos, pero me parece que no se puede criticar nada en cuanto a interés, juego y vocación en ir a por los partidos. Para mí, hubo dos claves en esta ida de semifinales frente al Sevilla. La primera fue que no entrara la ocasión clarísima que tuvo Messi a los 10 minutos. Griezmann dejó solo al argentino frente a Bono y el portero hizo una intervención casi milagrosa, similar a la de Ter Stegen frente a Rigoni en el partido contra el Elche. Sin esa parada de balonmano, creo que ahora la eliminatoria estaría muy de cara para el Barça, porque el partido se habría desarrollado de otra forma, pero la efectividad es un mal endémico de este equipo, sobre todo, en las primeras y claras opciones de los partidos. 

En cambio, el Sevilla, en el primer tiro entre palos, se adelantó en el marcador por medio de Kounde, en una jugada sorprendente del central, que se vio beneficiado por algún rebote y la falta de contundencia de Umtiti. Estoy con Koeman en que me parece que no hay que hacer sangre con Umtiti, pese a que su imagen sale en los dos goles del Sevilla, puesto que en el segundo también falla en su intención de dejar en fuera de juego a Rakitic y luego además se resbala. El Barcelona ha encajado 9 goles en los últimos 5 partidos (casi 2 de media) y Umtiti no los ha jugado todos. La baja de Araujo, nuestro central más en forma, se ha notado demasiado, pero es que la temporada no ha dado tregua en ese aspecto. Contra el Sevilla, Junior, un zurdo más cerrado que Maradona, tuvo que jugar de lateral derecho. Y lo hizo bastante mal, por cierto, cosa hasta cierto punto lógica. 

El Barça jugó muy bien hasta el primer gol del Sevilla y a partir de ahí hasta el final de la primera parte los de Lopetegui dominaron y hasta pudieron lograr un segundo tanto en el último minuto en un remate de Escudero que sacó Ter Stegen de forma espectacular. Me parece que en la segunda parte, los de Koeman merecieron el gol. Messi tuvo las mejores opciones y en todas se encontró con Bono, que impidió que aumentara la cuenta de 37 goles al Sevilla. El resultado más justo, por lo que se vio en el campo, debió ser un empate. Pudo llegar en un penalti claro que Suso le hizo a Alba. La acción quizá empieza fuera del área, pero termina claramente dentro, como se puede apreciar en la imagen que ilustra este post. Mateu Lahoz apreció falta y si la apreció, desde el VAR debieron decirle que se producía en el interior del área. Pero el árbitro ni siquiera fue llamado a apreciarla en el monitor. En fin, otra más. Cuando uno se acuerda por qué se perdió el Clásico del Camp Nou (penalti de Lenglet inventado por Sergio Ramos y pitado por el VAR) o rememora el famoso Ushiro-nage de Marchena a Raúl de 2004, todavía la jugada le produce más indignación. Pero tampoco hay que darle más vueltas, la competición sigue, ya veremos si se remonta o no y, sobre todo, a ver si se recupera algún lesionado, porque a este paso va a tener Koeman que vestirse de corto y no parece que su estado físico sea el mejor posible. 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies