class="post-template-default single single-post postid-31772 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Messi, Balón de Oro en el Wanda Metropolitano (0-1)

Facebooktwitterredditlinkedin

Quedaban sólo 5 minutos para el final de un partido trepidante y emocionante, cuando Messi reclamaba insistentemente el balón en la banda derecha. A Frenkie de Jong no le quedó más remedio que dársela. Para eso es el capitán, pensaría. Leo ya tenía la jugada pensada en la cabeza. «Avanzo, hago la pared con mi amigo Suárez y la emboco a la red». Dicho y hecho. Parece fácil, porque a Messi se lo hemos visto una y mil veces en todos los estadios del mundo, incluido el Bernabéu, pero ese golpeo en carrera con esa precisión, con el campo y el balón mojados, sólo está al alcance de los verdaderamente elegidos como él. Fue un gol de Balón de Oro. El crack azulgrana dejó su sello en el Wanda Metropolitano, como hace 4 días ya lo hizo en Champions, y por fin pudo hacerlo porque por fin se vio a un buen Barça a nivel colectivo, por fin le vimos como un auténtico equipo.

Es cierto que en la primera parte el Atlético pudo marcar en una acción que Junior desvió al palo y en dos remates de Hermoso y Morata que salvó Ter Stegen, pero también Rakitic, Suárez y otro palo de Piqué en un córner pudieron inaugurar el marcador. El partido no tuvo apenas descanso en el primer acto y fue de un ritmo más pausado en el segundo, en el que el Barça se hizo prácticamente con el control absoluto. La lluvia fue un protagonista más, pues no dejó de caer durante los 90 minutos. Afortunadamente el campo aguantó bien y se vio un gran espectáculo.  Quien peor estuvo, como siempre, fue el árbitro Mateu Lahoz, que desde que le quitó aquella Liga al Barça de Martino en el Camp Nou, le suelen poner para dirigir este viceclásico. Otra vez no entendí su arbitraje. Pita falta y no las pita sin ningún criterio o cambiándolo constantemente. Y a la hora de enseñar tarjetas lo mismo. Le perdonó claramente la segunda amarilla a Vitolo en una falta en la que le dejó los tacos en la rodilla a Piqué, que se marchó lesionado del partido. 

El Barça hizo su mejor encuentro fuera de casa de la temporada en el escenario a priori más complicado y recupera el liderato de la Liga, en manos del Real Madrid durante unas horas. El Atlético queda ahora a 6 puntos del Barça y muy tocado en lo anímico. Sin embargo, tal y como está el campeonato, aún no veo un mano a mano entre el Barça y el Madrid. El Sevilla, por ejemplo está a sólo 1 punto y podría aprovecharse del resultado del inminente Clásico (18 de diciembre). Como he dicho muchas veces, ahora, más que ganar la Liga, se trata de no perderla. Quedan 4 partidos de Liga (Mallorca, Real Sociedad, Real Madrid y Alavés) y 1 de Champions  (Inter) intrascendente para acabar el año. Insisto en que creo que el Barça llegará a 2020 con posibilidades de alzar algún título a final de curso sólo si mejora su comportamiento como equipo. Contra el Dortmund y el Atlético dio un primer gran paso. Hacen falta más, pero ese es el camino. Ojalá en primavera, cuando se decida todo, Griezmann se haya terminado de adaptar, se haya recuperado Dembélé y tengamos a los laterales titulares en forma (Alba y Semedo), aunque Sergi Roberto hizo un partidazo por la derecha. Ojalá en primavera Valverde se haya decidido ya por su centro del campo titular (en el Wanda funcionó el formado por Rakitic, Arthur y De Jong) y el equipo funcione como un reloj. Entonces el genio de Messi tendrá más fácil decidir los encuentros y así llegarán los títulos. Como siempre durante su ya largo reinado. 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies