class="post-template-default single single-post postid-32137 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Messi celebra su cumpleaños recuperando el liderato

Facebooktwitterredditlinkedin

El Barça ganó 1-0 al Athletic, así que Messi celebra su cumpleaños recuperando el liderato, aunque sea de forma efímera. Será difícil que el Mallorca le haga esta noche algún regalo en Valdebebas, sobre todo tal y como se las gastan últimamente los árbitros, pero cosas peores se han visto. Como dijo Setién tras el partido, se notó que el equipo sabe que no tiene margen de error y se le vio entre ansioso y agarrotado, más precipitado que nunca con el nuevo técnico, que predica un juego tan pausado que a veces hasta resulta aburrido. Cualquier rival con energía en sus venas, con piernas y una buena organización para presionar y para defenderse le pone en muchas dificultades al Barça, que tras 4 partidos en 10 días no tuvo la frescura ni las ideas para penetrar en las prietas filas de su rival. Por contra (y es algo a lo que agarrarse con fuerza), el equipo no ha concedido ningún tanto en los últimos 5 partidos, si contamos el último disputado antes del parón por el Coronavirus. 

Contra el Athletic, Ter Stegen, que iguala su mejor racha de imbatibilidad como azulgrana, tuvo una noche plácida. A excepción de una buena intervención para desviar un centro chut envenenado de Balenziaga en el minuto 3, apenas intervino en el juego salvo para iniciarlo con los pies. Williams y Yeray le remataron a puerta, pero fuera. Tampoco el Barça gozó de ocasiones clarísimas, salvo un par de tiros fallidos de Suárez y una malograda vaselina de Messi. Durante la primera media hora, el Athletic impuso su mayor vigor físico y el partido fue un ida y vuelta peligroso. El Barça no controlaba el juego y su rival era mejor como equipo. Messi salió discutiendo a los vestuarios con Gil Manzano. Y con razón. El árbitro no había dejado sacar un córner al Barça en la última jugada alegando que el tiempo añadido había sido sobrepasado. En el parón para refrescarse se pierde más tiempo que los 2 minutos que el colegiado alargó los 45 reglamentarios, pero en fin, cualquier interpretación de cualquier norma, ya sabemos hacía dónde tira. Al Madrid en San Sebastián le dieron un gol con el hombro-brazo exactamente igual que el que anularon a Messi en la Supercopa contra el Athletic y que a la postre significó la eliminación. Y eso que en el VAR estaba el mismo árbitro, Martínez Munuera. No me diréis que no es sospechoso. Del gol de Januzaj, que me recordó a aquel también anulado a Rivaldo en el Bernabéu hace casi 20 años, para qué hablar. Parece una broma que a algún equipo le puedan anular goles así. Creía que con el VAR esto se acabaría, pero estoy empezando a comprobar cómo los tentáculos de Florentino llegan a cualquier parte. También al VAR.  

En fin, está claro que ganar sólo 2 de las 11 últimas Ligas no casa demasiado con la prepotencia del club blanco y hay que hacer todo lo posible para que la estadística mejore. Lo que también está claro es que el Barça va a pelearla hasta el final. A pesar de todas las dificultades, sobre todo la de la plantilla cortísima y el cambio absurdo de técnico, el equipo tiene interiorizado que debe hacer lo posible por ganarla y no tengo dudas, estando Messi, de que lo hará. Contra el Athletic, era un partido propicio para dejarse ir y el Barça no lo hizo. Sobre todo fue por los jugadores que entraron de refresco en la segunda parte. Rakitic, Riqui Puig y Ansu Fati mejoraron ampliamente las prestaciones de Busquets, Arthur y Griezmann. Sobre todo el rendimiento de estos dos últimos está dejando mucho que desear. Ni el brasileño ni el francés acaban de encontrar su sitio en este Barça y eso que anda tan corto de efectivos que van a tener que seguir jugando. Griezmann no formaba el tridente con Messi y Suárez como titular desde hacía 5 meses, cuando cayeron en la Supercopa. No le culpo directamente al francés, porque me parece que no está haciendo una mala temporada (mucho mejor que la primera de Neymar) sino al juego en conjunto del equipo. Muchas veces da la sensación de que el Barça sólo juega a lo que se le ocurra a Messi y eso no debe ser siempre así. Hay jugadores que pueden y deben tomar la iniciativa más a menudo. Pero no se les ocurre nada, ni a Arthur ni a Griezmann, ni a nadie. Frente al muro del Athletic sólo imaginaban miles de paredes imposibles por el centro, donde estaba mejor defendido. Era imposible penetrar. Fueron los chavales Riqui Puig y Ansu Fati los que aportaron algo de dinamismo y picante al ataque. Con ellos llegó el gol de Rakitic (el primero de la temporada, otra anormalidad), tras una nueva asistencia de Messi, y los mejores minutos del Barça. Suárez y el propio Messi pudieron sentenciar con un segundo tanto y Ansu Fati estrelló un balón en el poste en el tiempo añadido. El Barça sufrió por el triunfo, pero Messi pudo celebrar su cumpleaños (33 años) en el liderato, aunque sea efímero. El sábado llega otro partido en Vigo (17:00 horas), así que esto no para. 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies