class="post-template-default single single-post postid-1411 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Messi da ejemplo y Bravo se está entrenando ya en Chile

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Messi y Mascherano adelantaron su regreso a los entrenamientos en cuatro días. Ter Stegen también lo hizo para poder ir a la gira por Estados Unidos. Y Bravo, el único que falta por incorporarse a la disciplina de club azulgrana tras las vacaciones, se está entrenando ya en Chile por su cuenta. Messi, uno de los capitanes de la plantilla, da ejemplo y la tropa le sigue en su compromiso con la entidad. Como no es la primera vez que el mejor jugador del mundo hace gala de su responsabilidad con el equipo y con el club, quisiera detenerme en Bravo, capitán de Chile, campeón de la Copa América, que a sus 32 años, quiere competir y no perder el duelo de la portería con el joven Ter Stegen, de sólo 23.

«Si me preocupara Ter Stegen, cojo un avión y voy antes», dijo Bravo cuando le informaron de la maniobra de su rival. Sin embargo, después de los festejos de la Copa América, de irse con su familia a Punta Cana (República Dominicana), de enterarse de que habían robado en su casa en su ausencia, de que los medios le habían involucrado en un asunto de faldas y de recibir el homenaje de su pueblo Viluco, una localidad rural cercana a Santiago de Chile, Bravo lleva varios días poniéndose los guantes en las instalaciones de Colo-Colo, el club donde se formó, junto a Julio Rodríguez, el preparador de porteros. Bravo no es muy alto para su puesto (1,85) y cuando era cadete todavía menos. Durante un partido de esa categoría le metieron un gol de córner y el club quería echarlo. «Es muy chico, no sirve para Colo-Colo. Necesitamos arqueros más altos. Perdimos el partido por él», le dijeron los dirigentes del club a Rodríguez, que, a pesar de la sugerencia, siguió apostando por Bravo. “Pasé esa semana que no quería ir a entrenar. Le vas dando vuelta a la situación y me di cuenta que eso me servía para fortalecerme mentalmente, para ser una persona más fuerte en todos los sentidos. Esta es una lección de vida para los más chicos, que seguramente sufren hoy día algunos episodios como éste”, alecciona el portero.

Se suele decir siempre que lo que no te mata te hace más fuerte. Esa fortaleza mental es lo que ha hecho que Bravo pueda vivir en el Barça el sueño que tenía de niño: levantar títulos en un gran club y triunfar con su selección. Ahora que lo ha conseguido, en la recta final de su carrera, no quiere despertar del sueño. Quiere seguir instalado en él y por eso se prepara para competir con Ter Stegen y con el que haga falta. Igual que Messi, al que la derrota en la final de la Copa América y en la del pasado Mundial le sirven de estímulo, de aliciente para alcanzar nuevas metas, nuevos objetivos. El primero de ellos está a la vuelta de la esquina, la Supercopa de Europa. La cuenta atrás ha empezado y el Barça, totalmente al completo, se prepara para competir contra el Sevilla.
(Foto/Autor: Claudio Bravo, junto a Anibal Mosa, presidente de Colo-Colo, y Julio Rodríguez, preparador de porteros del club/Colo-Colo)

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin