class="post-template-default single single-post postid-32324 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Messi es como el Cid Campeador: gana batallas sin tocar el balón

Facebooktwitterredditlinkedin

El Barça rompió su mala racha en Liga con un triunfo contundente ante el Betis. Se dio el mismo resultado que la temporada anterior (5-2), un partido que entonces no pudo jugar Messi por lesión. Hace un año, Griezmann, autor de dos tantos, fue el héroe del partido. Esta vez también marcó, pero si destacó no fue precisamente por su acierto, sino por sus fallos, incluido un penalti que le paró el exazulgrana Bravo. Messi tampoco estaba en el once inicial y vio cómo al francés se le iban los remates por centímetros, uno tras otro, exáctamente como a él en este extraño inicio de temporada. La primera parte debió terminar con un 3-1 o un 4-1. Dembélé había marcado un golazo, pero en el último minuto antes del descanso, Sanabria había empatado una contienda en la que Ansu Fati y Griezmann tuvieron ocasiones clarísimas para marcar. Es verdad que el Betis también tuvo alguna, pero en la saldo final, el claro perjudicado por el 1-1 era sin duda el Barça. Seguía en la línea de estos últimos partidos: perdonando demasiado. Messi, que quizá había pactado con Koeman que le tocaba descansar, tuvo que saltar al campo en el segundo tiempo y a los 3 minutos demostró que es como el Cid Campeador: gana batallas incluso muerto (a decir de los madridistas), sin tocar el balón. 

La acción que pasará a la historia la tenéis arriba: la asistencia de Messi pasando por encima de la pelota para que Griezmann rematara a puerta vacía el 2-1. Lenglet inició la jugada en su área cuando Messi retrocedía andando desconectado del juego, algo que sus detractores (la mayoría madridistas, claro) siempre le critican. Sin embargo, un gran pase de De Jong aceleró la ofensiva y Alba se dispuso a apuntarse su ya clásica asistencia a Messi, que se había habilitado y conectado al equipo. Entonces, en lugar de rematar (llegaba bien para hacerlo), como estaba encimado por Bartra y Bravo le salía a tapar el tiro, el argentino engañó a todos: pasó por encima del balón y dejó a sus rivales fuera de juego y con cara de pasmados. Menos mal que Griezmann estaba atento a esa posible ocurrencia, porque lo más normal era que no se lo esperase, como todos los que estábamos viendo el partido. Sin duda, fue la maravilla del partido, porque es de esas acciones que se quedaran para siempre en nuestra memoria, igual que ese gol de vaselina que le marcó al Betis en el Villamarín. Parece que el Betis, bandera del fútbol artístico en nuestro país, motiva especialmente a Messi a pensar y ejecutar este tipo de obras de arte. 

Pocos minutos después, Mandi hizo un claro penalti sacando un gol de Dembélé bajo palos con el brazo y el árbitro le expulsó. Messi ejecutó ante Bravo con un tiro a la escuadra. Lleva 15 penaltis seguidos marcando. No está mal para ser una de esas facetas que también le criticaban los madridistas, sobre todo por la inevitable comparación con Cristiano. Hasta este partido, Messi, sin embargo, no había marcado de jugada, algo que parecía realmente sorprendente. También acabó con ese maleficio ante su excompañero Bravo. Recibió un pase de tacón de Sergi Roberto y definió igual que en el penalti: duro y a la escuadra. Antes, Loren, cuando el Betis jugaba con 10, había puesto el 3-2 y algo de incertidumbre a una victoria que el Barça mereció de cabo a rabo. Pedri firmó el 5-2 al final, en otra asistencia de Sergi Roberto, con lo cual se ha estrenado en Liga y Champions antes de cumplir los 18 años, igual que Ansu Fati, el único de los de arriba que se quedó sin marcar. El canterano no jugó la segunda parte porque tiene roto el menisco y le esperan varios meses de baja. Una desgracia para él y para el Barça. 

El partido comenzó con un minuto de silencio a Toni Bruins Slot, que estaba en el banquillo el día que el Barça capitaneado por Koeman le metía un 5-0 al Real Madrid. Su imagen en el banquillo aquel día, señalando la manita, parece que inspiró a los jugadores del Barça, que también metieron 5. Sin embargo, algo que debe corregir Koeman es que el Betis hizo 2 goles y tuvo al menos 3 o 4 ocasiones claras para hacer alguno más, tanto cuando jugaba con 10 como cuando lo hacía con 11. Sé que el equipo está en construcción, pero me gustaba más cuando jugaba más junto y con más dinamismo. Ahora se desordena mucho más y ante rivales potentes puede ser muy peligroso. Después del parón viene una prueba de fuego importante: la visita al Atlético en el Wanda. Ahí creo que se podrá ver si el Barça es un aspirante a ganar la Liga o ganar la Liga es sencillamente una quimera.  

 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies