class="post-template-default single single-post postid-31398 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Messi ganó su 10ª Liga, 8ª de las últimas 11: ahora a por un Póker histórico

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

A falta de 3 jornadas, pero con mucho esfuerzo, (como siempre, por otra parte, porque al Barça nunca le regalan los títulos), Messi ganó su 10ª Liga, la 8ª de las últimas 11, como rezaba el lema elegido por el club para la celebración. Es algo extraordinario, pero este equipo hace que parezca normal. Si eso no es ser el mejor equipo de tu país, incluido el Madrid de los triunfos europeos, que baje Dios y lo vea. Pero D10s está en el Camp Nou desde hace tiempo, para desgracia de los blancos. Messi suma su título 34 de azulgrana, el que más, ya tiene más Ligas que nadie, y todavía le falta culminar su promesa de principios de temporada, aquella de «hacer todo lo posible» para traer de nuevo la «linda» Champions a las vitrinas del club. Desde ahora, el objetivo del argentino debe ser activarse al 200% en la eliminatoria contra el Liverpool, porque no será nada fácil.

Me habría gustado que el partido contra el Levante hubiera sido más fácil, porque entre la tensión que hubo en el duelo, el cansancio acumulado y las posteriores celebraciones a la fuerza tiene que haber desgaste. No fue sencillo abrochar la Liga, porque al Barça le costó mucho encontrar el camino del gol. Aunque falló en el remate, jugó de manera casi excelente hasta que logró el tanto de la victoria. Después, como pasa siempre que tienes algo entre manos, tienes mayor temor a que se escape y llegaron los nervios. Los que sufrimos los aficionados, por lógica tuvieron que sufrirlos los jugadores. El Levante, ya sin nada que perder, pese a que estaba jugando un buen partido, se arriesgó como nunca, se lanzó al ataque y a punto estuvo de salirle bien. Borja Mayoral y Morales tuvieron ocasiones claras de empatar y el Levante envió un remate al palo en el minuto 89.

Habría sido del todo injusto por la cantidad de ocasiones claras que desperdició el Barça, pero el fútbol muchas veces no tiene justicia, sino sus propias leyes. Coutinho, que sigue enviando señales de clara mejoría, envío una falta al larguero, pero también falló de lo lindo, sobre todo un cabezazo a escasos palmos del portero. Tras el descanso, salió Messi y el Barça se volcó en el área de Aitor Fernández, que hizo un partido soberbio. El argentino recibió dentro del área de Vidal, hizo un recorte increíble y batió al portero con la zurda. Messi marcó el primer gol del Barça en esta Liga y también el que le daba el título, el número 34 de este curso. A partir de entonces se sufrió por el mismo motivo que al principio, porque no se concretaron varias ocasiones claras a la contra. Ahora hay que festejarlo. Y festejarlo bien, porque nunca se sabe si será lo único que podrás celebrar esta temporada. Ya he dicho aquí que para mí la temporada ya es de notable alto. Si se concreta la Copa frente al Valencia, será de sobresaliente. Y claro, ganar la Champions es la Matrícula de Honor. Valverde tiene un reto mayúsculo por delante, que es firmar la mejor temporada de la historia del club. Puede que Guardiola y Luis Enrique ganaran el Triplete jugando algo mejor que este Barça, pero ninguno de los dos pudo añadir a ese Triplete un cuarto título, que fue la Supercopa que se conquistó contra el Sevilla en Tánger. Más que de Triplete, habría que empezar a hablar de un Póker histórico. ¡¡¡Visca el Barça!!!

Barça al completo con la Copa de la Liga/fcbarcelona.es

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies