class="post-template-default single single-post postid-5448 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Messi marcó como Benzema cuando se decidía la Liga 2014, pero a él sí se lo anularon

Facebooktwitterredditlinkedin

Arrancar una Liga al Real Madrid no es fácil. Parte siempre con tres o cuatro puntos de ventaja sobre cualquier rival, incluido el Barcelona. Da igual el equipo que tenga o quien lo entrene, sea un equipo de cantera o hecho a golpe de talonario, juegue de una manera o de otra, cambie a mitad de temporada de técnico o no. Es lo mismo. Luxemburgo, Juande Ramos, Pellegrini, Mourinho o Ancelotti ya lograron rachas de victorias parecidas o similares a la actual en la parte final de la Liga. Esta temporada, sin ánimo de ser exhaustivo, así a vuelapluma, el Madrid ya había obtenido puntos gracias a goles en clarísimos fueras de juego (no milimétricos sino de metro y medio) contra el Málaga (1-1), contra el Betis (1-1) y contra el Granada (1-0). En este último partido, además, le anularon un tanto perfectamente legal a El Arabi. Ahora llega el gol de Benzema al Valencia (3-2) precedido de un doble fuera de juego, uno cuando arranca la jugada y otro cuando se culmina. Messi marcó como Benzema cuando se decidía la Liga 2014 (1-1 ante el Atlético), pero a él sí se lo anularon.

Que Benzema está en fuera de juego cuando recibe el primer pase de Cristiano está bastante claro. No lo discuten ni los madridistas. Luego la jugada continúa, el balón sale despejado, lo toca Kroos, rebota en Cancelo y vuelve a llegar a Benzema, que sigue estando en fuera de juego y marca. La norma de la FIFA dice que cuando jugador rival juega deliberadamente un balón hacia atrás no hay fuera de juego y, entre las opciones que da, señala que puede tratarse de un mal despeje o un mal control. Es evidente que Cancelo no quiere jugar el balón deliberadamente hacia atrás y yo creo que tampoco se trata de un mal despeje, ni siquiera de un mal control. El jugador del Valencia cree que va llegar antes que Kross, que se le anticipa y hace que el balón rebote en su pie. Yo creo que ese rebote no habilita a Benzema como sí lo haría un mal pase o un despeje defectuoso.

Al contrario que este decisivo tanto de Benzema, el de Messi que privó al Barça de festejar la Liga de 2014 sí fue anulado. En aquella jugada, Juanfran intentaba proteger la pelota del acoso de Fábregas para que, o bien la cogiera su portero o bien despejarla él mismo de un voleón. El balón, caprichoso, golpeó en su pierna y fue directamente a donde se encontraba Messi, ligerísimamente adelantado, que remató de forma espectacular a gol. Mateu Lahoz, a instancias de su juez de línea, lo anuló. Fernández Borbalán, que recibió la misma indicación desde la banda en el Bernabéu, le dio validez. En Valencia claman contra el árbitro, pese a que ya están más que habituados a los «atracos» del Bernabéu, como queda reflejado en la prensa local. El Barça merece más que nadie esta Liga. No sólo ha sido líder durante la mayor parte del campeonato, sino es el que tiene mejor diferencia de goles, el más goleador y el que más puntos ha sacado en los enfrentamientos directos contra el Madrid y el Atlético. Simeone debe acordarse (y mucho) de sus palabras al principio de campeonato («Liga peligrosamente preparada para el Madrid»), porque ni siquiera ganando en el Bernabéu podrá disputar el título en la última jornada. Gracias a que el Barça también lo hizo (y, sobre todo, por cómo lo hizo: 0-4) sí podrá hacerlo. Y, además, con ventaja, porque depende de sí mismo.

portada libro
IMPORTANTE: 
Si queréis comprar mi libro: “Del Triplete al Póker, dos temporadas para la historia” en el que recopilo más de 400 artículos de este blog, desde el 22 de abril de 2015 al 30 de mayo de 2016, aquí os dejo el enlace:

 

 

Facebooktwitterredditlinkedin