class="post-template-default single single-post postid-3111 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Messi, Neymar y Luis Enrique tendrán premio; me falta Suárez

Facebooktwitterredditlinkedin

Que Messi ganará su quinto Balón de Oro es un secreto a voces. Sólo algunos madridistas (y no todos) ponen en duda que estamos ante el mejor jugador de todos los tiempos. Ahora tiene 28 años y está en la cúspide de su carrera, con lo cual podría sumar todavía algún trofeo más y dejar una marca que posiblemente no se supere nunca. Con Cristiano en una visible cuesta abajo, el único que puede hacer sombra al reinado de Messi es Neymar. Para quienes sigan este modesto blog, la inclusión del brasileño entre los tres finalistas no será una sorpresa. En la cuarta entrada, titulada «Messi-Luis Suárez-Neymar, la mejor delantera de Europa«, fechada el pasado 26 de abril, antes de la apoteosis del triplete, ya estaba convencido de que el brasileño estaría entre los tres que lucharían por el Balón de Oro. Tras el quinto puesto de 2013, participar en el trío de la gala final es un paso más en su carrera. Si continúa su progresión, creo que el año que viene estará en disposición de pelearle el trofeo al propio Messi. Desde 2008, el trofeo se lo vienen repartiendo el argentino (cuatro) y Cristiano (tres). Puede que en 2016 se rompa por fin este duopolio.

Tampoco es ningún secreto que Luis Enrique ganará el Balón de Oro como mejor entrenador. Compite con Guardiola, al que eliminó en la Champions, y Sampaoli, el seleccionador de Chile. Nadie puede presentar su currículum de 2015: cuatro títulos, a falta todavía del Mundial de Clubes. A mí el único que me faltará en la gala será Luis Suárez, que ha participado en más de 60 goles en el Barça durante este año. 40 los ha marcado él mismo y muchos a un solo toque y en cualquier posición, algo nunca visto desde Hugo Sánchez. Hace poco leía de Valdano una descripción del uruguayo que suscribo plenamente: «El talento de Suárez es más voraz y salvaje. Ni sutilezas ni adornos ni impactos publicitarios. Si Neymar se venga de una patada tirando un ‘caño’, Suárez es probable que devuelva la patada con intereses. Para cualquier central del mundo enfrentarse a Suárez es una experiencia desquiciante, porque te somete a un estrés competitivo tremendo. Tiene la obsesión del delantero, el orgullo del jugador, el espíritu del uruguayo, la picardía de la calle, la frialdad de un asesino y la puntería de un goleador. Se mueve por todo el frente del ataque, pero no deja de pensar en al portería ni un segundo. Es intenso como un dolor de muelas. Hasta su control orientado es letal (incluso de espaldas, girando como un gato). Estando al lado de Messi y Neymar uno puede caer en la tentación de competir con la magia de estos. No, si eres Suárez. Sabe de sobras que un partido de un equipo grande necesita de un arquitecto y de un artista, y él tendrá la humildad de aplaudirlos. Pero no se confundirá: a él que no le quiten el hacha de guerra para abrirse paso hacia la red». La contribución de Suárez al Barça del triplete supera con creces la de Cristiano al Madrid, pero supongo que a nivel internacional todavía le pesa no haber podido jugar con su selección por la sanción producto de su mordisco a Chiellini.

En cualquier caso, el Barça será el triunfador absoluto de la gala que se celebrará el próximo 11 de enero en Zurich (Suiza), porque Messi también compite en el premio al mejor gol con el que le marcó al Athletic en la final de Copa. Como rivales tendrá el golazo de Florenzi a Ter Stegen en Roma y uno muy acrobático del brasileño Wendell Lira. Ya saben, para el premio a mejor jugador votan los seleccionadores, capitanes de selección y periodistas. Hasta 2009, sólo lo hacían estos últimos. Ahora hay más puntos de vista. El Barça se destacará como el club con más trofeos: a los cinco de Messi (2009, 2010, 2011, 2012 y 2015), se sumarán los dos de Cruyff (1973, 1974) y los que ganaron Ronaldinho (2005), Rivaldo (1999), Stoitchkov (1994) y el otro Luis Suárez (1960) para hacer un total de 11. Le siguen en el palmarés el Milán, la Juventus y el Madrid, con 8. Otro dato más que habla claro de la supremacía del Barça en el fútbol mundial.

Facebooktwitterredditlinkedin