class="post-template-default single single-post postid-1020 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Messi no necesita marcar para ser el mejor del partido

Facebooktwitterredditlinkedin

Messi y Mascherano ya están en la final de la Copa América. El sábado tendrán en la portería de enfrente al chileno Bravo, con lo cual el Barça se asegura tener un campeón como mínimo. Messi sólo ha hecho un gol en el torneo (y de penalti), pero no necesita marcar para ser elegido el mejor de cada partido. En esta Copa América lo ha sido en cuatro de los cinco encuentros que ha disputado. Frente a Paraguay intervino en los seis goles de Argentina, bien dando la asistencia final (tantos de Rojo y Pastore), bien participando (primero de Di MaríaAgüero) o bien fabricando él mismo la jugada (segundo de Di María e Higuaín). Al contrario que Cristiano, que cuando no marca su participación resulta intrascendente, Messi sabe cómo hacer funcionar a un equipo, pese a no estar tan fino de cara al gol. Jamás se esconde. Siempre aparece para asumir la responsabilidad. Estoy seguro de que en la final del sábado veremos de nuevo su versión más goleadora y si tuviera que apostar, lo haría a que marca al menos un tanto.

Luego muchos se echarán las manos a la cabeza, como pasó en el Mundial de 2014, si le designan el mejor del torneo, aunque no que lo gane. Es una pura cuestión aritmética, como ya ocurrió en Brasil. Entonces Messi fue el man of the match en cuatro de los siete partidos que jugó, llegó a la final y en ella también fue el mejor de los argentinos. Nadie estuvo a su altura. Alemania triunfó como conjunto. El gol de la final lo marcó Götze, que sólo jugó la prórroga, y otros días habían brillado, de forma alternativa, Hummels, Kroos, LahmMüller. Otros candidatos como Robben o James no jugaron la final y quedaron descartados de antemano.

Messi sigue de fiesta. Puede completar un año 2015 espectacular, jugando nada menos que siete finales y conquistando siete trofeos. A la Liga, Copa y Champions con el Barça se sumaría esta Copa América y los tres títulos que aún debe disputar con el equipo azulgrana hasta fin de año: Supercopa de España, de EuropaMundial de Clubes. Messi disfruta jugando y ganando con su Selección. Y cuando eso pasa, el beneficiado es el Barça. Tras el triunfo en el Mundial juvenil de 2005 llegó su explosión y el primer doblete (Liga y Champions en 2006) y tras colgarse la medalla de oro de los Juegos de Pekín en 2008, su primer triplete (2009). Dicen que no hay dos sin tres. Ojalá se cumpla.

Facebooktwitterredditlinkedin