class="post-template-default single single-post postid-5824 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Messi se marca un triple en sólo 20 minutos en honor a Jordan

Facebooktwitterredditlinkedin

“Me enteré de que acá me comparan con (Michael) Jordan. Una locura”. Haciendo gala de la humildad de la que hablaba en el artículo anterior, Messi respondió así a los periodistas que le acosaban para que explicara su nuevo prodigio. Messi se acababa de marcar un triple en sólo 20 minutos de juego. Sin proponérselo, había terminado haciendo un homenaje a Jordan, el Dios del baloncesto, con quien la Prensa de Chicago lo equiparaba hace un par de días. Panamá perdía por 1-0 y estaba con 10, por la expulsión de Godoy, pero el partido no parecía resuelto. Cuando Messi se quitó la camiseta del calentamiento, los 53.885 espectadores del Soldier Field rugieron de entusiasmo. Allí no tienen la oportunidad de ver de cerca a un icono mundial como Messi todos los días. Cada vez que tocaba el balón, la grada se volvía loca: jaleaba, acompañaba con olés y aplaudía a rabiar por muy sencillo que fuera el pase. Conforme fueron llegando los goles, la euforia se destató y los aficionados acabaron rendidos al 10 de Argentina. «Messi, Messi, Messi», corearon como si estuvieran en el mismísimo Camp Nou. 

Messi había saltado al campo en el minuto 61. «¿Cuanto queda», le preguntó Bolillo Gómez, el seleccionador de Panamá, al cuarto árbitro, intuyendo el tsunami que amenazaba a su equipo. Siete minutos después, el capitán de Argentina había marcado su primer tanto, cazando un rechace en la cara de Higuaín. En el 76′ clavó una dura falta que él mismo había sufrido por la escuadra y en el 86′ completó su hat-trick recortando a un defensor en el área y golpeando otra vez de zurda lejos del alcance del portero. Messi se había convertido en El sastre de Panamá, pues le había hecho un traje al equipo centroamericano en apenas 20 minutos. Todavía le quedó tiempo de poner en órbita su clásica Apertura Messi, una jugada inventada por él y que quedará registrada en la historia del fútbol, para que su amigo Agüero marcara el 5-0.

Con su hat-trick ante Panamá, Messi suma 53 goles y se queda a uno de los 54 de Batitusta como máximo goleador de la albiceleste. Lo más seguro es que supere el récord en esta edición de la Copa América, pero eso es algo que al crack azulgrana no le quita el sueño: “Es lo de menos. Si llega en esta Copa, bien. Si no, no pasa nada. Es un placer estar cerca del Bati, por todo lo que él significó para la selección”. Ya sabemos todos que los premios individuales y las marcas no significan mucho para Messi, pero cuando se retire, dejará unos números, tanto en el Barça como en Argentina, que serán difícilmente alcanzables para ningún futbolista. Por cómo se comportaba la grada cada vez que el crack azulgrana tocaba la pelota, percibí que la gente tenía la sensación de estar viendo en acción a un mito viviente. La próxima ocasión para aplaudirle será el martes en el CenturyLink Field de Seattle contra Bolivia, que ya está eliminada. Argentina, primera de grupo, espera ya su rival de cuartos. Saldrá del México-Venezuela. El que pierda se las verá con Messi y si empatan, será Venezuela. Después, el camino al título se empinaría con la Colombia de James y el Brasil de Alves, si estos otros dos favoritos cumplen los pronósticos. Mientras el Barça se pone en marcha (19 de julio), no nos queda otra que disfrutar de esta ‘Copa AMessica’, como la llama el diario Olé y de la Eurocopa que ya está en marcha.

(Foto/Autor: Messi celebra uno de sus goles a Panamá/AFA)

  • portada libroEL LIBRO PARA ESTE VERANO POR 1 EURO: Si queréis comprar mi libro: “Del Triplete al Póker, dos temporadas para la historia” en el que recopilo más de 400 artículos de este blog, desde el 22 de abril de 2015 al 30 de mayo de 2016, aquí os dejo el enlace

PINCHA AQUÍ

 

 

Facebooktwitterredditlinkedin