class="post-template-default single single-post postid-3885 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Messi, tras el primero de 500: «Estos diez minutos los recordaré toda la vida»

Facebooktwitterredditlinkedin

Soy muy afortunado, como la mayoría de vosotros: contra el Betis veré el partido 500 de Messi con el Barcelona. Mucho antes de que jugara el primero, los últimos minutos de un Espanyol-Barça (0-1, gol de Deco) el 16 de octubre de 2004, ya seguía la evolución de Messi en la cantera. De Messi se hablaba mucho antes de su estreno no oficial, en el amistoso contra el Oporto de 2003. Recuerdo que en la pretemporada de su debut oficial le vi marcar  con el primer equipo contra el Palamós (0-6) y el Kashima Antlers japonés (0-5). Desde esos primeros encuentros, siempre me ha llamado la atención una cosa del argentino y que, para mí, lo distingue de cualquier jugador que yo haya visto nunca: incluso en el peor partido que le recuerdes, siempre te deja dos o tres cosas (un regate, un control, un pase, un amague, una conducción, etc.) que te siguen sorprendiendo, aunque se las hayas visto hacer millones de veces.

Messi debutó contra el Espanyol en el 82′, sustituyendo a Deco, y se colocó como extremo derecho, la posición desde la que suele partir ahora en el campo. Apenas pudo llamar la atención, pero sí dejó varios regates marca de la casa. Los periódicos del día siguiente no resaltan demasiado su debut, pese a que era el tercer jugador más joven en hacerlo (17 años, tres meses y 22 días) tras Vicenç Martínez (1941) y Ramón Parera (1929), si exceptuamos los tiempos heroicos cercanos al nacimiento del club. Luego Bojan (2007) y Muniesa (2009) le superarían. «El debut no fue un premio, sino que salió por su calidad y porque vi a Deco un poco cansado», diría después Rijkaard, el entrenador que le dio la alternativa: «Los jugadores del filial pueden jugar en cualquier momento. Si no fuese así, convocaría a mis amigos».

Messi también habló tras el encuentro. «Estos 10 minutos los recordaré toda mi vida, soy muy feliz», dijo, tras anunciar que el trofeo de la camiseta era para su madre, que estaba entonces en Argentina. Messi ingresará en el exclusivo club de los jugadores con más de 500 partidos en el Barça en el que ya están Xavi, Puyol, Iniesta, Migueli y Valdés. Como tiene sólo 28 años, tres menos que Iniesta, no tengo ninguna duda de que al acabar su carrera estará por encima de todos ellos en todo. A títulos (26) y goles (424) no habrá quien le gane y dejará marcas y récords que serán difícilmente superables. También estoy convencido, a pesar de que sólo tengo 47 años, de que jamás veré otro jugador como Messi. Entre sus 500 partidos, para mí sería muy difícil elegir no ya sus 10 mejores sino incluso sus mejores 100.
(Foto/Autor: Messi salta con Kameni en el Espanyol-Barça de su debut en 2004/youtube.com)

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies