class="post-template-default single single-post postid-9977 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Messi y Cristiano, el líder humilde contra el narcisista

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Supongo que estáis al tanto de las imágenes que han dado la vuelta al mundo este fin de semana. Primero fue la de Cristiano mirándose en un teléfono la brecha que se acababa de hacer contra el Deportivo. Puede que la abundancia de la sangre alarmara al portugués (los cortes en la cara y cabeza son muy aparatosos), pero no esperar ni siquiera unos segundos hasta llegar al vestuario y exigirle al médico que lo acompañaba, rebuscando incluso en su chaqueta, que le diera el teléfono para usarlo como espejo en el modo selfie, parecen detalles, una vez más, que revelan su carácter puramente narcisista. Frente a Cristiano, Messi aparece como el líder humilde. Todos hablan de su enésima exhibición en el Villamarín, reconocida incluso por el público verdiblanco, que admiró y aplaudió sobre todo una jugada en la que Guardado, DurmisiBoudebouz le acosan como una jauría y sale con el balón controlado tras hacerle un caño al mexicano. Sin embargo, el crack azulgrana colgó en las redes una foto de celebración grupal con la siguiente frase: «Buen resultado en Sevilla fruto del esfuerzo de todos». Yo también pienso que fue una victoria más coral que individual. La mayor diferencia entre Cristiano y Messi está en su diferente actitud: mientras el primero cree que podría ganar él solo cualquier partido (muchas veces lo expresó incluso, recordad aquello de «si todos fueran como yo…»), el segundo, por muy bueno que se crea, sabe que necesita de todos sus compañeros para ganar.

Messi no estaba cerca de hacer un gol cuando fue aplaudido, ni siquiera estaba próximo al área rival sino casi en la suya propia, ofreciéndose para ayudar a Semedo a sacar el balón. La gente del Villamarín, como antes la del Calderón, Ipurúa y de tantos otros campos reacciona así porque se queda con la boca abierta: ¿cómo demonios pudo hacer eso? ¿por dónde se escapó, si estaba rodeado? Lo explicaba muy bien hace una semana Quique Sánchez Flores: “Messi es el mejor jugador de la historia. Hay pocos deportistas que me han hecho sentarme en un sofá expresamente para verlos jugar. Messi es uno de ellos. Me he sentado para ver a Messi, al Ronaldo de hace 15 años, a Michael Jordan, a Maradona… deportistas que me han parecido que son diferentes”. 

La gente que ve a Messi tiene la sensación de ver algo único en la historia del fútbol. Eso es lo que no soporta Cristiano, pese a que él mismo (y parte de la afición madridista) se siga viendo como superior al argentino. Nadie va a un campo de fútbol o se sienta en el sofá de su casa a ver a Cristiano si no es del Real Madrid. Puede que aplauda algún gol suyo, aunque ahora la gran mayoría son de remate, bien de cabeza o bien con las piernas, cada vez más cerca del portero, cuando no desde el punto de penalti. Cristiano ha basado buena parte de su carrera en sus números, como él mismo dice, que serían excelentes si no existiera Messi, que los tiene mejores. Pero algo que jamás podrá conseguir el portugués es esa admiración general que despierta el juego de Messi. La naturalidad con la que piensa, juega y ejecuta el fútbol no tiene nada que ver con el producto de una repetición de gimnasio o con el golpeo de balón de una mula, ni siquiera con la obstinación en querer ser el mejor. Además, con su humildad nada impostada Messi cada día gana más adeptos en lugar de perderlos como hace Cristiano con su narcisismo. Puestos a empatizar, quizá también hay que pensar que debe ser difícil de asumir que cada vez que le pregunte al espejito, espejito, quién es el mejor de la historia, siempre le conteste lo mismo: Messi, Messi, Messi…

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies