class="post-template-default single single-post postid-32246 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Messi y Koeman ya suman fuerzas

Facebooktwitterredditlinkedin

El segundo amistoso de esta inusual pretemporada se saldó con el mismo resultado que el primero: 3-1. Esta vez el rival era el Girona, un rival de superior categoría que el Nàstic. Y Koeman ya no hizo tantas probaturas. Al supuesto equipo titular (Neto; Sergi Roberto, Piqué, Araujo, Alba; Busquets, De Jong; Trincao, Messi, Coutinho; y Griezmann) le dio una hora de partido y luego salieron en tropel todos los suplentes (Semedo, Lenglet, Junior, Riqui Puig, Aleñá, Dembélé, Pedri, Konrad y Braithwaite), que mantuvieron el nivel y lo hicieron bastante bien. Ya en este segundo amistoso (en el primero se le vio algo desubicado), Messi lideró el ataque azulgrana desde la posición de falso nueve, un lugar que no ocupa con asiduidad desde la lejana época de Guardiola y Tito Vilanova. Fue precisamente la llegada de su amigo Luis Suárez la que expulsó a Messi de esa posición. Si recordáis, el debut del uruguayo fue en una derrota por 3-1 en el Bernabéu. Allí Suárez jugó escorado en la banda derecha. Luis Enrique fue el que reubicó a Messi en la banda derecha, como en sus comienzos con Rijkaard. Creo que a partir de ahora el crack argentino jugará siempre por dentro y que la banda será para otros jugadores, principalmente Trincao, Dembélé, Pedri o Ansu Fati. Messi y Koeman ya suman fuerzas, como demuestra la imagen de arriba de fcbarcelona.com. 

Ya dije en el anterior post que la tarea de Koeman es construir un equipo, mezcla de jóvenes y veteranos, que sea más dinámico, más intenso y en el que Messi disfrute y se sienta a gusto. Está en el camino, porque la velocidad de balón está siendo infinitamente superior en estos primeros partidos a la que solíamos ver al menos en los 3 últimos años. Es pronto para saber lo que dará de sí esta temporada, pero al menos lo que hemos visto en los dos primeros encuentros me ha gustado. El equipo juega más que pega y tiene más control que profundidad, pero tampoco recibe muchas ocasiones. Eso sí, cualquier pérdida de los centrocampistas (como le pasó a De Jong) puede ser una ocasión manifiesta de gol para el rival, porque el equipo defiende con las líneas muy adelantadas. En ese sentido, me parece que es muy cruyffista el equipo. Luego si no roba pronto el balón en la presión alta, opta por un repliegue medio. Creo que el estilo que intenta imponer es atractivo, pero ya veremos si funciona ante equipos muy defensivos y que opten por el contragolpe. Ahí nos pueden hacer daño, como le pasaba a los equipos de Cruyff o de Guardiola. El 4-2-3-1 siguió siendo muy marcado todo el partido. El doble pivote lo formaron en la primera mitad Busquets y De Jong, pero creo que la idea de Koeman será que lo formen Pjanic y De Jong. En la segunda parte estuvieron ahí Riqui Puig y Aleñá, toda una vuelta de tuerca al estigma del doble pivote como un sistema defensivo. Siempre dependerá de quiénes lo integren. 

El 1-0 llegó en una combinación perfecta de los cuatro de arriba. Griezmann para Messi, Messi al hueco para Trincao y pase de la muerte de éste a Coutinho para un remate a placer, sin portero. Puede ser un buen ejemplo de lo que quiere Koeman: rapidez, movilidad y jugada casi al primer toque. Por cierto, muy bien otra vez el joven portugués, que tiene una planta espectacular de futbolista, completamente hecho pese a su edad, con potencia, una gran zurda y muy buena visión de juego. Messi necesita a su alrededor jugadores que hablen su mismo idioma de juego y creo que Trincao es uno de ellos. También me gustó otra vez Pedri en la media hora final en el puesto de Messi. Estuvo a punto de marcar en tres ocasiones su primer gol de azulgrana, pero el portero y la defensa del Girona lo impidieron. Bien también el chaval Konrad desde la banda izquierda y síntomas esperanzadores de que Dembélé vuelva a ser el jugador que llevamos esperando 3 años. Coutinho, en cambio, pese al gol y a que dio un poste y tuvo alguna ocasión más, sigue dejándome casi con las mismas dudas con las que terminó marchándose al Bayern. Si Koeman le recupera (desde luego antes ahí había un gran jugador), habrá hecho un gran trabajo, pero el brasileño necesita alimentarse de mucha autoestima, que es lo que le hace falta. 

Messi marcó al filo del descanso con un derechazo desde fuera del área y luego con fortuna, de rebote, justo después de que el Girona acortara distancias. El año pasado perdí la cuenta de todos los palos que dio. Esta vez también pegó pero fue dentro. Con fortuna, haces un doblete. Sin ella, puede que pierdas un partido. Así es de puñetero el fútbol. El próximo encuentro será el Gamper (sábado a las 19:00 h. contra el Elche). Todavía no sabemos cómo quedará configurada al final la plantilla porque depende fundamentalmente de lo que hagan Luis Suárez y Umtiti. Creo que si cualquiera de los dos sale, habría que sustituirlos por otro central y un delantero de ciertas garantías. Me temo que hasta el 5 de octubre, fecha de cierre del mercado, ya comenzada la competición, no sabremos cuál será el grupo final de Koeman. En cuanto se sepa oficialmente, ya os podré dar una opinión más fundada sobre su composición. 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies