class="post-template-default single single-post postid-8142 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Messi y Neymar siguen brillando en Argentina y Brasil

Facebooktwitterredditlinkedin

Igual que pienso que el fútbol a nivel de clubes nos debe una final de Champions entre el Barça y el Madrid, a nivel de selecciones también creo que el fútbol nos tiene que dar a los aficionados una final de un Mundial entre Brasil y Argentina. Quizá no haya mejor momento que el actual para que se pongan en fila los astros, como en la remontada ante el PSG, y ambas finales, de alcance e interés planetario, se produzcan. Pese a la dificultad de sus eliminatorias de cuartos, azulgranas y blancos pueden eliminar perfectamente a Juventus y Bayern y plantarse en unas semifinales con Atlético y Mónaco como oponentes. Por otro lado, dentro de un año, en 2018, se disputa el Mundial de RusiaMessi y Neymar siguen brillando en Argentina y Brasil, siempre dos de las grandes favoritas para el triunfo final. El 10 azulgrana marcó de penalti el solitario gol que derrotó a Chile (1-0) y Neymar lideró la victoria por 1-4 en Uruguay, en la que no jugó Luis Suárez por sanción.

El delantero brasileño, que alcanza los 51 goles en 76 partidos con su selección, está a sólo 4 de igualar la marca de Romario. El miércoles contra Paraguay, Neymar puede seguir acercándose a él y a Ronaldo (62 goles en 98 partidos) y Pelé (77 en 91), los únicos que le quedan en su camino para ser el máximo goleador de Brasil. En las crónicas de los periódicos uruguayos (arriba tenéis una muestra) se rinden al crack azulgrana, en un prodigioso estado de forma desde que comenzó este 2017. Hace tiempo que vengo diciendo que Neymar es el heredero al trono de Messi en el fútbol mundial y con goles como el que marcó ante Uruguay lo vuelve a demostrar. Recogió un despeje de su defensa, hizo un control orientado con el muslo izquierdo, aguantó la patada brutal de Sebastián Coates a la altura de la cadera (para que luego digan que no le pegan de verdad) y definió con una vaselina espectacular ante la salida de Martín Silva. Una obra maestra, un gol de genio, en sólo dos toques sublimes (como suele hacer Messi), uno con la izquierda y otro con la derecha. Tic-tac. La velocidad, tanto de la carrera como de la ejecución, es lo que hace espectacular el tanto. Ejecutarlo, además, en el estadio Centenario de Montevideo, ante 60.000 espectadores, lo hace doblemente grandioso.

Brasil lidera en estos momentos el grupo de clasificación sudamericano con 30 puntos. Uruguay es segunda con 23 y Argentina, tercera con 22. A falta de sólo 5 partidos, Brasil ya podría conseguir el billete matemático la próxima semana y Uruguay y Argentina, que se enfrentarán en agosto, aunque lo tendrán que seguir peleando, no creo que falten tampoco a la cita mundialista. Salvo lesión inoportuna, creo que el tridente azulgrana al completo estará en Rusia 2018, en la que podría ser una de las últimas oportunidades para Messi de conseguir un gran título con Argentina. Por cierto, en su país ya comienza a ser habitual que le aclamen como en el Camp Nou. Si lo hubieran empezado a hacer hace una década y le hubieran creado las condiciones óptimas, su rendimiento en la selección hubiera sido el mismo que en el Barça. Puede que ya sea un poco tarde, aunque se suele decir que es mejor tarde que nunca. Sin Messi es muy probable que esta Argentina no se hubiera clasificado para el próximo Mundial ni que hubiera llegado a la final del anterior, además de alcanzar dos más de Copa América. Que perdiera las tres no creo que sea culpa de Messi y así lo empiezan a pensar la gran mayoría de los argentinos.

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies