class="post-template-default single single-post postid-5102 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Messi ya ha salido ovacionado del Calderón y el Atlético es su rival favorito: 25 goles

Facebooktwitterredditlinkedin

Messi lleva cuatro partidos sin marcar con el Barça (no cuento el tanto que hizo con Argentina en el parón internacional), su peor racha en varios años. Sin embargo, el Atlético es su rival favorito junto al Sevilla. A los dos les ha marcado 25 goles durante sus ya más de 10 años de carrera. El Vicente Calderón tampoco se le da nada mal. Marcó un doblete en su primera visita (2007) y desde entonces suma 10 tantos. Los dos últimos fueron en el alirón de 2015 (0-1) y en el triunfo en la primera vuelta de esta Liga (1-2). Messi ya ha salido ovacionado del Calderón por los propios hinchas rojiblancos. Encima de estas líneas tienen el periódico que lo refleja. Fue el 6 de enero de 2009 y el argentino se salió aquel día. Especialmente inspirado tras la vuelta de vacaciones, volvió loca a la defensa rojiblanca y marcó un hat-trick: el primero a pase de Alves, el segundo, de penalti que Heitinga le hizo a él mismo y el tercero, tras una asistencia de Iniesta y después de recortar de forma torera al portero Coupet.

Messi lideró aquel día de Reyes un equipo de suplentes en el que se alinearon desde Pinto a Bojan, pasando por Cáceres y Keita. Cuando fue sustituido por Pedro en el minuto 82, el público del Calderón se puso en pie para aplaudirle como tres años atrás había hecho el del Bernabéu con Ronaldinho. El argentino salió del campo agradeciendo a su vez ese gesto de la afición colchonera y devolviendo el aplauso al público. Será difícil que ocurra de nuevo en esta ocasión. Han pasado siete años, otros dos hat-trick y varios dobletes más desde entonces y en esta vuelta de cuartos de Champions Messi será el enemigo, el máximo enemigo, diría yo, junto a sus dos amigos Neymar y Suárez.

La afición culé confía ciegamente en el tridente para pasar la eliminatoria. Simeone ha demostrado que puede parar al Barça en su conjunto, pero no a sus individualidades. En el parcial contra Luis Enrique, siete derrotas, sólo hay goles azulgrana del trío de ataque: 5 de Messi, 4 de Neymar y 4 de Suárez. Salvo que se desboque con algún gol tempranero de cualquiera de los dos equipos, me imagino un partido similar al de la ida, con el Atlético muy replegado. Si le ha salido bien al Madrid y a la Real Sociedad, ¿por qué no a nosotros, que sabemos defender mejor que ellos?, pensarán en el Atlético. A Simeone creo que le valdría llegar al minuto 80 con 0-0 y jugársela en los últimos diez. La única diferencia, y es una gran diferencia, es que este encuentro si es a vida o muerte, no como los de Liga perdidos. O pasas a semifinales o te quedas en el camino. Al Barça le vale cualquier empate o una derrota mínima con goles (3-2, 4-3, etc), así que irá a marcarlos desde el primer minuto. Aunque a veces pierda, es como juega siempre y como debe seguir haciéndolo en el futuro. ¡Gran partido de Champions el que nos espera!

Facebooktwitterredditlinkedin