class="post-template-default single single-post postid-32196 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Monchu conduce al Barça B de García Pimienta a la final por el ascenso

Facebooktwitterredditlinkedin

El capitán transformó el último penalti de la tanda y provocó la explosión de júbilo que tenéis arriba en la foto de www.fcbarcelona.es. Monchu conduce al Barça B de García Pimienta a la final por el ascenso a Segunda cuando pocos aficionados, entre los que me incluyo, apostaban ni siquiera por pasar la primera eliminatoria. Sin embargo, después de ver completos los encuentros contra el Valladolid B (3-2) y Badajoz (1-1 y 5-3 en los penaltis), el Barça será al menos tan favorito como el Sabadell en la final de este domingo (20:00 h.). Digo que no tenía mucha confianza en lo que podía hacer el filial, no por lo que había hecho durante la temporada, en la que era segundo antes del parón del Coronavirus y además practicando un juego muy decente y, sobre todo, muy acorde al estilo de siempre del club azulgrana, sino por las circunstancias. Setién, ante las bajas que tenía, había echado mano del filial y se había llevado a sus elementos más brillantes, sobre todo Riqui Puig y Araujo. Ansu Fati, aunque se especuló todo el curso que podía bajar a ayudar al segundo equipo, ni siquiera a llegado a debutar con el Barça B, así que su ausencia no puede ser considerada determinante.

Afortunadamente el uruguayo Araujo sí ha podido desplazarse hasta Algeciras tras disputar el partido del Alavés con los mayores. Ante el Badajoz fue un baluarte en defensa, recordando en su espíritu al del gran Puyol. Se nota que es uno de los líderes de este grupo, formado en un 50% por jugadores en edad juvenil. Competir y jugar al fútbol como lo han hecho en los dos primeros partidos, contra jugadores que en algunos casos les doblaban casi la edad, es digno de admiración y orgullo para todos los aficionados culés. No me cuesta admitir que en estos dos partidos del play-off y en varios durante la temporada he estado más orgulloso de este grupo que del que nos representaba en el Camp Nou. Y el máximo responsable de esto no es otro que Francisco Javier García Pimienta, miembro de aquella quinta del Mini, la generación perdida en la última etapa de Cruyff al frente del Barça. García Pimienta tiene 46 años y lleva más de la mitad de su vida en el club, tanto como jugador como entrenador. Conoce el libro de estilo mejor que nadie en esa casa y cuando se produjo el relevo de Valverde en el banquillo ya me pronuncié en que, sin estar de acuerdo en el cambio, mi elegido habría sido García Pimienta. Eso no es oportunismo, porque lo dije en su momento, no ahora, que tiene todo el viento a favor. Y es algo que seguiré pensando, aunque no consiga el ascenso. 

Por sus manos han pasado todos los canteranos que han jugado en el Barça en los últimos 20 años, desde Messi hasta Riqui Puig, pasando por Piqué o Sergi Roberto. A Bartomeu y Abidal, que estaba en las gradas viendo el partido contra el Badajoz, les faltó cordura para pensar en un relevo en el banquillo con el equipo líder y con todos los títulos en juego y después valentía para subir a Pimi, como le conocen todos los canteranos, porque es el que mejor conoce cómo tiene que jugar el Barça. Ya digo que no sé si conseguirá el ascenso o no, algo que en el fondo no creo que sea tan importante (antes sí me lo parecía más), pero el técnico ha demostrado que si confías en la cantera, la cantera responde. García Pimienta ha logrado formar un equipo muy sólido, en muy poco tiempo, empezando por un buen portero, sobrio y seguro, al estilo Ter Stegen (Iñaki Peña), dos laterales de recorrido y personalidad como Dani Morer y Akieme, este fichado del Rayo, dos centrales de garantías para el primer equipo (Araujo, al que ya conocemos, y Jorge Cuenca, al que todavía le falta un poco), un centro del campo de trabajo y calidad infinitas (Jandro, un mediocentro de excelente calidad, Aleix Moriba, quizá la mayor promesa para mí de la cantera, superior incluso a Riqui Puig, por su potencia al estilo Pogba, y el capitán Monchu, el gran líder del grupo) y una delantera con otra perla como Konrad de la Fuente en un extremo y 2 fichajes más veteranos como Manaj y Matheus Pereira que le dan músculo y cuajo a este joven equipo. Para mí clama al cielo, por ejemplo, que Monchu no haya tenido todavía oportunidad de debutar con el primer equipo. Sólo tiene 20 años, pero el Barça lleva años buscando un relevo para Xavi e Iniesta y lo tiene ahí, al alcance de su vista, jugando como los ángeles en el Barça B. En fin, ojalá consigan este domingo el ascenso, pero para mí García Pimienta y sus chicos ya han logrado el éxito, que es el reconocimiento a su esfuerzo y buen juego por parte de todos los aficionados. Hay que estar muy orgullosos de todos ellos y confiar en que pronto formen parte del primer equipo. Este post es mi modesta contribución a la causa. 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies