class="post-template-default single single-post postid-1372 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Mourinho y la barriga de Benítez eclipsan a Gumbau

Facebooktwitterredditlinkedin

Hablaba en el artículo anterior de la oronda barriga de Benítez y Mourinho no ha perdido la ocasión de poner el foco sobre ella, después de jugar contra el Barça el tercer partido de la gira por EE UU. «Que la mujer de Benítez se ocupe de la dieta de su marido», ha dicho el portugués cuando le han preguntado por los entuertos que va dejando en los clubes por donde pasa. Mourinho siempre ha sido igual. Era borde antes de llegar al Madrid, lo fue durante su estancia en el Madrid y lo será allá donde vaya. La única diferencia es que mientras estuvo en la capital de España una parte importante de la Prensa aplaudió sus gracias y eso caló entre la afición madridista. Ahora que está fuera, veréis que pocos salen a defender el justísimo derecho de réplica de Mourinho. ¡Se ha metido con nuestro entrenador y con la señora de nuestro entrenador! Hasta ahí podríamos llegar. La condena, ahora sí, será unánime. Si esto hubiera ocurrido cuando estaba en el Madrid y se metía constantemente con el Barça, la división entre la afición blanca no se habría producido.

Dejando al lado a Mourinho, que, como ven, a los periodistas siempre nos da mucho juego, el partido entre su Chelsea y mi Barça dejó pocas conclusiones. Me pareció un entrenamiento con público. Frente a un Chelsea con su equipo de gala al completo, con los Courtois, Cahill, Matic, Hazard, Fàbregas y Diego Costa, Luis Enrique presentó de salida un once con sólo tres titulares (Busquets, Rakitic y Luis Suárez), cuatro, si contamos al portero Ter Stegen, tan suplente o tan primer espada como Bravo. La novedad táctica más importante fue ver a Gumbau en el puesto de Busquets y a éste jugando de interior, haciendo de Iniesta para entendernos. Me parece que el técnico busca probar esta variante (ya lo hizo el curso pasado) para cuando tenga que hacer hueco a Mascherano. Con Vermaelen recuperado, el cupo de centrales está al completo y aunque Mascherano fue titular la pasada temporada como pareja de Piqué, es probable que este año le veamos más en el centro del campo. Al menos esa es mi intuición.

Gumbau llegó la pasada temporada al Barça B procedente del Girona y ya debutó con el primer equipo precisamente haciendo de Busquets en la vuelta copera frente al Elche. Parece un jugador más hecho, más consistente que Samper. Igual sensación me da Sandro frente a Munir. Ya hablaré de ellos más en profundidad. El partido, por otra parte, volvió a dejar en evidencia que no se puede contar con Douglas. El brasileño se rompió, tiene para dos meses y cuando quiera ponerse a tono para volver, estará casi a punto de debutar Aleix Vidal. Alves se incorpora en 24 horas, pero sólo tendrá 12 días para prepararse antes de la disputa de la Supercopa del 11 de agosto. Salvo que venga como un tiro, es probable que Luis Enrique tenga que echar mano de Sergi Roberto, que lo está haciendo bien, o de Adriano, que siempre es una incógnita por su fragilidad física. El Barça anda igual que hace un año, con dudas en el lateral derecho. Y menos mal que acabó renovando Alves.
(Foto/Autor: Gumbau, perseguido por Hazard/fcbarcelona.es)

Facebooktwitterredditlinkedin