class="post-template-default single single-post postid-6868 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

¿Nadie va a parar la cacería a Neymar?

Facebooktwitterredditlinkedin

Hacia el minuto 20 del segundo tiempo del Brasil-Bolivia (5-0), el partido ya iba 4-0, Neymar había marcado el primer tanto, había regalado dos asistencias a Filipe Luis y Gabriel Jesús y seguía divirtiéndose en el campo y divirtiendo a los espectadores, que de eso se trata. Entonces intentó un regate de caño a Yasmani Duk, que le partió la ceja de un codazo, antes de robarle el balón. El árbitro, el colombiano Wilson Lamouroux, no se dio por enterado y ni siquiera pitó falta. Arriba tenéis el rostro ensangrentado del brasileño. Antes de esa acción, hubo otra en la jugada del tercer tanto, igual o más peligrosa todavía, cuando un defensor boliviano le hizo una brutal obstrucción con el hombro. No exagero: por la manera de caer desplomado, a mí me recordó a la famosa de Javi Navarro con Arango en 2005 que casi acaba con la vida del venezolano. ¿Nadie va a parar la cacería a Neymar? El seleccionador de Brasil, para evitar males mayores, le retiró del campo y la gente que veía el partido en el campo o por televisión se quedó con las ganas de disfrutar más de uno de los mejores jugadores del mundo en la actualidad.

¿Cuándo van a tomar medidas los árbitros para proteger a este jugador único? En el último Mundial le rompieron una vértebra y casi en cada partido no hay defensa que no le deje su particular tarjeta de visita. Neymar simula y se tira mucho, dicen sus detractores. ¿Acaso no lo haría cualquiera? Es su forma de defenderse. Con su nuevo tanto, el 49 con Brasil, Neymar ha superado a Zico y ya sólo tiene por delante a Romario (55′), Ronaldo (62′) y Pelé (77′). Como sólo tiene 24 años, no es difícil deducir que, tarde o temprano, los superará a todos. Neymar no es sólo un excelente regateador o un experto malabarista, sino un gran jugador de fútbol, uno de los mejores de la historia. Y como tal debería ser tratado, tanto como por los rivales como por los aficionados y, por supuesto, por los árbitros. La mejor noticia para el Barça es que se perderá el próximo partido de Brasil, regresará antes de lo previsto y estará descansado para recibir al Deportivo.

La jornada internacional, por lo demás, en clave Barça nos dejó una nueva decepción para Piqué, Iniesta, Busquets y Alba, que además se lesionó. Buffon, la antítesis de Ter Stegen como portero, que ha sido buenísimo, cometió un error tan grueso como el del alemán contra el Celta. Falló un fácil despeje y permitió el gol a puerta vacía de Vitolo. Afortudamente para los italianos, otra bufonada de Sergio Ramos igualó el marcador (1-1). El central, como en la pasada Eurocopa, donde erró un penalti que nos envió al cruce contra Italia, esta vez cometió un penalti de pardillo. En el Uruguay-Venezuela (3-0), Luis Suárez regaló dos asistencias magníficas a Lodeiro y Cavani. Y en el Perú-Argentina (2-2), Mascherano tuvo que salir a pedir perdón por otro fallo gordísimo en un pase que dio origen al penalti y gol del empate de los locales. Menos mal que Argentina reclutó a Messi medio lesionado y le dio el gol del triunfo ante Uruguay (1-0) porque después ha empatado los dos siguientes partidos sin el crack azulgrana y ya marcha quinta en la clasificación. Sin Messi es posible que Argentina ni fuera al Mundial. Para que luego no le valoren que les llevase a disputar incluso una final.

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies