class="post-template-default single single-post postid-31820 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Nápoles-Barça: Messi jugará en el templo de Maradona

Facebooktwitterredditlinkedin

Hubo suerte relativa para el Barça en el sorteo de octavos de Champions. Ni tocaron los dos peores para mí, Tottenham y Chelsea, ni los dos más fáciles, Lyon y Atalanta. Será el primer enfrentamiento oficial de los azulgrana contra este equipo italiano y la eliminatoria contará con ese intangible morboso de que Messi jugará en el templo de Maradona, San Paolo, donde el Pelusa es una divinidad. Después de dejar el Barça en 1984, Diego Maradona jugó durante 7 temporadas en el Nápoles. Fueron los mejores años de su carrera y aún así sólo conquistó para los italianos dos Ligas, una Copa, una Supercopa y una Copa de la UEFA. Sólo 5 trofeos frente a los 34 que atesora Messi (incluidas 10 Ligas y 4 Champions) pueden dar una idea de lo distantes para mí que han sido como futbolistas, sin quitar mérito, por supuesto, a la calidad innegable del Pelusa y a su decisiva participación en la conquista del Mundial de 1986.

Creo que Messi tendrá desde hoy ese partido en el San Paolo marcado en su calendario particular y que hará allí una de los grandes partidos de su carrera. Messi ya está en el altar de todo el barcelonismo por actuaciones estelares en Wembley, un santuario culé, y en el Bernabéu, el campo del máximo rival, que ha profanado en la mayoría de sus visitas con goles memorables. No me cabe ninguna duda de que para Messi jugar en el San Paolo será muy, pero que muy especial, tendrá una motivación altísima y querrá dejar una huella imborrable, por eso de su rivalidad histórica con Maradona. 

Barça y Nápoles no se han enfrentado nunca en competición oficial, como digo, pero sí en varios amistosos, los más recientes, en la pasada pretemporada en EE UU, donde los de Valverde fueron netamente superiores: 2-1 en Miami y 4-0 en Michigan. No hay que confiarse, por supuesto, porque el Nápoles le peleó el primer puesto del grupo al Liverpool, ante el que ganó 2-0 en casa y empató 1-1 en Anfield, pero el Barça es favorito, está claro. Los italianos están muy lejos de la cabeza en la liga italiana (octavos, con sólo 21 puntos) y han cambiado a Ancelotti por Gatusso en el banquillo, por lo que claramente salen perdiendo.

Tienen en sus filas a jugadores como Mertens, Insigne, Fabián Ruiz, Milik y Koulibaly. De todos ellos, el único que desde que lo vi jugar un día en el Bernabéu con el Betis he deseado que lo fichase el Barça es Fabián, aunque ahora creo en el centro del campo tenemos superpoblación y no es necesario. «El ambiente en San Paolo será muy fuerte», dice Valverde. Allí jugará Messi el 25 febrero, días antes de medirse al Madrid en el Clásico de vuelta liguero en el Bernabéu (1 de marzo) en lo que será una semana grande blaugrana. La vuelta de estos octavos de Champions queda para el 18 de marzo, entre el desplazamiento para jugar en Mallorca y la visita del Leganés al Camp Nou, por lo que si algo se tuerce en San Paolo, aún podría enderezarse. Lo dicho, buen sorteo. Mucho peor lo tendrán el Madrid con el Manchester City de Guardiola, al que esta competición le debe algún día de suerte, y el Atlético con el Liverpool. 2 de estos 4 favoritos se quedarán inevitablemente en el camino en octavos. Suerte también ha tenido el Valencia, que se mide al Atalanta. El resto de eliminatorias son Dortmund-PSG, Chelsea-Bayern, Lyon-Juventus y Tottenham-Leipzig.

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies