class="post-template-default single single-post postid-2563 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Neymar, Luis Suárez, Sergi Roberto, el tridente que se truncó por la lesión de Rakitic

Facebooktwitterredditlinkedin

El Barça estrenó ante el BATE Borisov un nuevo tridente: Neymar, Luis Suárez y Sergi Roberto. El canterano es un todoterreno, el jugador multiusos de Luis Enrique, capaz de jugar igual de bien de lateral, de extremo, de mediocentro o de interior. Ya he dicho en alguna ocasión que el actual inquilino del banquillo era el Sergi Roberto de Van Gaal. Luis Enrique se ve reflejado en el centrocampista de Reus. No tiene tanto gol como él, pero el chico le vale para todo. Con la lesión de Rakitic el experimento de colocarle de extremo derecha se truncó a los 20 minutos. Munir saltó al campo y Sergi Roberto ocupó entonces la posición del croata. No fue su último puesto durante el partido, porque cuando se marchó Iniesta y entró Bartra, tuvo que trasladarse a la izquierda en la reorganización general que sufrió el equipo: Mascherano se situó de mediocentro y Busquets se fue a la derecha. Tres posiciones en un mismo partido. Sergi Roberto es un jugador impagable para Luis Enrique. Le soluciona miles de puzzles.

Neymar, Luis Suárez, Sergi Roberto, el tridente que se truncó por la lesión de Rakitic
Iniesta se lamenta (Fotos: fcbarcelona.es).

El técnico sigue haciendo pruebas a la vez que intenta dosificar esfuerzos, sin salirse del esquema 4-3-3. Lo único que cambia son los nombres de los jugadores, no la posición. Cada vez le resulta más difícil el rompecabezas, porque el equipo casi sale a lesionado por partido. Los motivos ya los hemos explicado aquí: duro calendario, partidos internacionales, sanción de la FIFA, etc. En el artículo anterior, decía que era un partido propicio para hacer rotaciones. El técnico reservó a Piqué y Alba, que no jugaron ni un minuto, y evitó a Iniesta y a Busquets el último tramo, ya con resultado decidido. La alineación que puso Luis Enrique anticipaba los cambios. Quería dar descanso a Busquets, pero a la vez no se fiaba del BATE. Hizo bien. Estos partidos a priori facilones pueden derivar con facilidad en algún susto si uno se relaja y no se hacen las cosas bien.

No pasó así, porque de nuevo el Barça se marcó un partido muy serio (sólo ha recibido un gol en los últimos cinco partidos) y apenas dejó opciones a los bielorrusos. Zubizarreta, que comentaba el encuentro en Bein Sports, bromeó cuando le apuntaron una de las causas de esta solidez: la presencia de Vermaelen. El belga realizó un partido muy completo y destacó por su anticipación y limpia salida del balón. «Su nombre se asocia al mío para no hablar bien de los dos», vino a decir el exdirector técnico azulgrana, para luego añadir: «Al principio le ha costado un poco (recuerdo la falta que hizo al borde del área), pero luego se ha asentado. Tiene experiencia y una buena salida del balón y ha resuelto muy bien. El partido no era de una exigencia máxima, pero una vez se ha asentado, tiene calidad para jugar en el Barça». La coletilla de jugador de rendimiento inmediato le perseguirá siempre, pero, tiene razón Zubi, esta temporada, cada vez que ha jugado, el internacional belga ha rendido a muy buen nivel. El partido, por lo demás, dejó de nuevo la buena compenetración que existe entre Neymar y Luis Suárez, autores de 17 de los 20 goles del Barça desde que se lesionó Messi, el brillante partido de Iniesta, al que Luis Enrique mima en su progresiva vuelta, y la buena noticia de que la clasificación para octavos de la Champions está a solo un punto. Si el Barça gana a la Roma dentro de 20 días en el Camp Nou será primero de grupo. Entonces podrá jugar en Alemania con los suplentes, los que le queden para entonces. Crucemos los dedos.

Facebooktwitterredditlinkedin