class="post-template-default single single-post postid-6026 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Neymar renueva: el mejor fichaje del verano para el Barça

Facebooktwitterredditlinkedin

Con este tuit, «Muito feliz de continuar vivendo esse sonho! VISCA BARÇA y VISCA CATALUNYA», y la foto que tenéis arriba Neymar acabó en un segundo con los millones y millones de noticias que han salido en los últimos meses en la prensa mundial sobre su futuro. Pronto estampará su firma en el nuevo contrato, que se alargará hasta 2021, cuando el jugador tendrá 29 años. Su cláusula de rescisión será de 200 millones el primer año, 222 el segundo y 250 el tercero. Su renovación es el mejor fichaje del verano para el Barça, que se asegura de este modo los años de esplendor de la carrera del brasileño y su más que probable Balón de Oro de azulgrana. Se seguirá especulando sobre su futuro (es inevitable), como ha ocurrido siempre con Messi (ahora ya menos), pero sólo Neymar decide sobre su destino y sobre dónde quiere jugar. Los demás únicamente podemos intuir sus deseos por lo que dice y por cómo se comporta en el campo. Dentro de tres años se dará esta misma situación de incertidumbre y volverá el mismo torbellino de informaciones.

Hace ya casi seis meses, cuando se hablaba de su posible salida, escribí un post en el que decía que no encontrará un equipo ni un estadio donde se lo pase tan bien. Hace tan sólo 15 días, volvía a insistir en el tema porque había una novedad, el brasileño ya tenía la seguridad jurídica que reclamaba su padre y en el artículo decía que no se iría del Barça. Mientras tanto, programas de radio y televisión anunciaban que Neymar se había ofrecido al Real Madrid, club con el que, se aseguraba, estaba dispuesto a negociar. Otras informaciones decían que Florentino esperaba un gesto del brasileño, molesto con el Barça, para ir a por él. Las contradicciones, en estos casos, importan poco. Lo interesante es continuar el serial. Porque luego el final, como en todo buen culebrón, se relata a gusto del consumidor. «Neymar no se atrevió a venir al Real Madrid», he llegado a leer. Quien no se consuela es porque no quiere.

La Prensa también publicó que había aceptado una superoferta del PSG para 2017, que jugaría una temporada más en el club azulgrana y luego se iría al francés, que la ofensiva del Manchester United era total, que el Manchester City de Guardiola le bañaba en millones o que su fichaje era un deseo imposible para el Bayern Múnich. Que los mejores clubes del mundo quieran a Neymar no me parece una noticia. Entra dentro de lo normal. Que reciba ofertas, lo mismo. Que cuando llega el tiempo de renovar haya mucho ruido, también. El circo, como lo llama Luis Enrique, está montado así. Pero la única realidad es que Neymar jugará donde él quiera jugar. Me parece que el dinero, a los niveles en que él se maneja, deja de ser importante. Seguramente tenga ya el suficiente como para dilapidarlo sin medida durante varias generaciones. Que le paguen 10 millones de euros más o menos no le va a hacer más o menos feliz. Pero que le quiten el recreo diario al lado de Messi y Luis Suárez puede que sí. Por eso, el momento de la renovación o del adiós, para mí es el único noticiable. El resto son culebrones de verano. Lo malo es que ahora los tenemos durante todo el año.

(Foto/Autor: Imagen que colgó en su twitter Neymar para anunciar su renovación por el Barça)

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies