class="post-template-default single single-post postid-5417 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Pau López hace un Adán y tampoco quiere que el Barça gane la Liga

Facebooktwitterredditlinkedin

“¿Quién ganará la Liga? No lo sé. Si lo que quieres preguntarme es quién quiero que la gane, algún equipo de Madrid. Me da igual, el que sea”. Pau López, portero del Espanyol, hizo un Adán en Catalunya Ràdio y tampoco quiere que el Barça gane la Liga. Podría haber contestado que a él sólo le interesa el triunfo de su equipo, que bastante tiene él con pensar en eludir el descenso, que no es adivino, yo que sé, cualquier cosa. Los jugadores de fútbol están lo suficientemente entrenados en responder a cuestiones de este tipo desde que son unos enanos. Tiran de tópico incluso antes de terminar la pregunta y evitan cualquier tipo de problema. Por eso, la respuesta de Pau López no creo que sea gratuita. Está meditada. Como en el partido de ida de la Copa del Rey, lo que busca es la provocación. Exacto a lo que intentaba hacer Adán la pasada jornada.

Pau López dijo tras el 4-1 de Copa que se lo había pasado «como un niño pequeño». Ojalá en el derbi del domingo le caigan unos cuantos goles más. Para que disfrute. Desde lo de las 50 Sombras de Grey, parece que nadie tiene miedo a confesar cómo se lo pasa bien. En el 4-1, Pau López se tiró todo el partido provocando a Luis Suárez, al que terminó encontrando camino de los vestuarios. Aquello le costó al uruguayo una sanción de dos partidos. En cambio, el portero del Espanyol salió indemne de un clamoroso pisotón a Messi cuando estaba en el suelo. Ahí lo tienen en la imagen de arriba. Al madridista Pepe y al malaguista Welligton les salió gratis clavar los tacos en la mano del argentino, ¿por qué a mí me van a decir algo si intento astillar su tobillo?, debió pensar el joven Pau (21 años). Es lo que tiene aprender de tan ejemplares maestros.

Entre que un nacido en Girona prefiere que gane la Liga cualquier equipo de Madrid (supongo que a este catalán no le tacharán de independentista), que el Real Madrid invita a la fiesta de la Champions a tres jugadores del Espanyol y que el Tamudazo sale en los medios día sí y día también, cualquiera dirá luego que le regalan la Liga al Barça. Nada más lejos de la realidad. Para el Barça es más difícil ganar una Liga que una Champions. Y más si es como la que ha tenido el Madrid, que no ha tenido que enfrentarse a ningún campeón de Europa, eliminando, ronda tras ronda, a rivales de medio pelo. Esta Liga no será diferente. En cada partido, el Barça tiene que enfrentarse no sólo a su adversario de turno, sino al rival que hay detrás, que no es otro que el Real Madrid. A veces (la mayoría) consigue derrotar a ambos y a veces no. Esperemos que este año ocurra lo primero.

pantallazo portadaNOTA IMPORTANTE: Si queréis comprar mi libro: «365 días opinando sobre el Barça» en el que recopilo los 365 últimos artículos de este blog, aquí os dejo el enlace:

 

 

Facebooktwitterredditlinkedin