class="post-template-default single single-post postid-173 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Pedro no tiene más remedio que irse porque no tiene sitio

Facebooktwitterredditlinkedin

MIGUEL ANGEL CALERO

Ahora que está a punto de volver Guardiola al Camp Nou, seguro que a Pedro le vienen a la mente tiempos más felices. El gran momento del tridente Messi-Luis Suárez-Neymar le está condenando al ostracismo. No le va a quedar más remedio que irse del Barcelona, porque ahora mismo no tiene sitio en el equipo. Pedro fue fundamental en los comienzos de Guardiola en el banquillo azulgrana, sobre todo en ese mágico 2009 que acabó con seis títulos. Ese año firmó algunos goles tan importantes como el que sirvió para ganar la Supercopa de Europa al Shakhtar Donetsk o el que forzó la prórroga que condujo al primer Mundial de Clubes contra el Estudiantes argentino. Con la Selección también se destapó en el Mundial de 2010 (fue titular en la semifinal y en la final), pero ya tuvo menos protagonismo en la Eurocopa de 2012 (sólo salió desde el banquillo en los cuartos, la semifinal y la final).

Pedro nunca lo tuvo fácil en el Barça. Primero necesitó competir nada menos que con Henry, Etoo y Messi para hacerse un hueco en el equipo. Cuando superó a la estrella francesa y se fue Etoo, pareció instalarse definitivamente con Ibrahimovic y Messi en el ataque. El cambio de Villa por el sueco no le afectó mucho y formó con el asturiano y el argentino el tridente que marcó en la final de Champions de 2011 ante el Manchester United. Quizá ese fue su momento cumbre como jugador azulgrana, pues a partir de entonces la competencia por ser titular se le ha hecho cada vez más cuesta arriba. Primero llegó Alexis Sánchez, luego Neymar y este curso Luis Suárez. 

Con el chileno pudo competir perfectamente (no es mucho mejor que él), pero con el brasileño y el uruguayo, no. Son bastante mejores que él y Pedro lo sabe. Sin la chispa incontrolable de sus comienzos y la gran relación que tenía con el gol, Pedro se vuelve un futbolista más vulgar y ahora mismo no tiene sitio en el Barça. Neymar tiene más desborde y Luis Suárez, más gol. Messi es intocable, por supuesto. Además, se apunta a que el Barça quiere reforzarse con un nueve alto y rematador y Munir, SandroDeulofeu o incluso Adama tienen el empuje que empieza a faltarle al tinerfeño. Creo que ni el mismo Pedro pudo imaginarse estar ocho temporadas a buen nivel en el Barça, pero también creo que su puesto no es el de suplente de la mejor delantera de la historia azulgrana. Excepto en el Madrid, Pedro podría ser perfectamente titular en cualquier equipo de la Liga. Y en el extranjero tiene buen cartel. Habrá que despedirle entonces como se merece. Y desearle suerte.

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies