class="post-template-default single single-post postid-5626 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Pelé elegiría el Barça para jugar y se rinde a Messi

Facebooktwitterredditlinkedin

Esta semana, en la presentación de su película: Pelé, el nacimiento de una leyenda, le preguntaron al astro brasileño en qué equipo actual le gustaría jugar si volviese a vestirse de corto. Y O’Rei Pelé no tuvo dudas: «Si pudiera elegir, a día de hoy jugaría en el Barça, porque los jugadores se divierten jugando. Un jugador puede ser muy bueno, pero necesita el apoyo de los compañeros y ellos son los que más me gustan. Yo encajaría bien en ese equipo». El fútbol del Barça, como podéis comprobar y como ya os repetido varias veces, es el mayor intangible que tiene el club. Gracias a eso, Neymar actúa cada semana en el Camp Nou y no en el Bernabéu, por ejemplo. Su manera de jugar enamora al planeta, sobre todo si le hacen contemplar espectáculos tan pobres como la última final de Champions. Ya os dije que sería la final del miedo, que el ganador lo sería por medio gol, que llegaría a balón parado y, para colmo, resultó que fue en fuera de juego. Pelé no jugaría nunca en el Real Madrid o en el Atlético. Se moriría de aburrimiento. Pelé elegiría el Barça para jugar y también se rinde a Messi.

Viniendo de un brasileño, con la rivalidad futbolística que existe entre su país y Argentina, y con Neymar como incipiente figura mundial, su elección es para tenerla muy en cuenta: «Messi es el más grande de todos. Es mi jugador preferido. Neymar también es uno de los jugadores que más talento tiene, pero cada jugador es diferente. El estilo de Messi es completamente diferente al de Cristiano«. Tanto que no tienen nada que ver, añadiría yo. Messi está ya en la misma mesa que los cuatro grandes de la historia: Di Stéfano, Pelé, Cruyff y Maradona. Y discute con ellos por ver quién es el mejor. Para mí ya lo es y sólo tiene 28 años. Cristiano, camino de los 32, por muchos penaltis y goles que siga metiendo, nunca tendrá un lugar reservado en tan exclusivo club.

A Messi todavía le quedan al menos un par de Champions y varias Ligas más en sus botas. En el Barça colecciona 28 trofeos y si le añadimos la medalla de oro de los Juegos de 2008 y el Mundial Sub-20 de 2005 con Argentina, sumaría 30, uno más de los 29 que conquistó Pelé. El brasileño se hizo grande (para muchos el más grande) gracias, sobre todo a sus tres mundiales (1958, 1962 y 1970), pero desarrolló toda su carrera en Brasil antes de completar una dorada retirada en el Cosmos de Nueva York. Sólo logró 5 títulos internacionales a nivel de club: 2 Libertadores, 2 Intercontinentales y 1 Supercopa de Campeones de Intercontinentales. En este aspecto, Messi ya dobla su producción: 4 Champions, 3 Mundiales de Clubes y 3 Supercopas de Europa. Y lo que le queda. Puyol dice que podría jugar hasta los 40 años. Yo también lo pienso. Mientras Messi siga en el Barça, el estilo de juego se mantendrá, los mejores futbolistas del mundo querrán jugar a su lado y con él seguiremos celebrando títulos. Y más que ningún club del mundo, pese a quien le pese.

(Foto/Autor: Messi y Pelé, en la entrega de su tercer Balón de Oro de los cinco que posee/fcbarcelona.es)

 

portada libro
IMPORTANTE: 
Si queréis comprar mi libro: “Del Triplete al Póker, dos temporadas para la historia” en el que recopilo más de 400 artículos de este blog, desde el 22 de abril de 2015 al 30 de mayo de 2016, aquí os dejo el enlace:

 

 

Facebooktwitterredditlinkedin