class="post-template-default single single-post postid-32335 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Piqué se lesiona y el Barça cae en el Wanda (1-0)

Facebooktwitterredditlinkedin

Ni siquiera la derrota en el Wanda (1-0), en la primera vez que Simeone gana un duelo liguero al Barça en 10 años (algún día tenía que llegar), me pareció tan triste como la lesión de Piqué. Mediada la segunda parte, Correa cayó fortuitamente encima de su pierna derecha, que hizo una flexión terrible. Inmediatamente todos temimos lo peor. Ojalá, como dice el club, todo quede en un fuerte esguince, porque parece increíble que esa rodilla se haya salvado de una rotura que le hubiera condenado a pasar la temporada en blanco. El Barça suma su segunda lesión grave, tras la de Ansu Fati, en los últimos dos partidos. Además en puestos clave, primero perdiendo a un jugador que estaba viendo puerta con facilidad como Ansu y ahora con el gran baluarte de la defensa como es Piqué, que estará fuera de combate al menos en esta recta final de año. Y crucemos los dedos para que el susto se quede en mes o mes y medio de baja porque ahora mismo el Barça sólo dispone de un central, Lenglet, que además está sobreexplotado porque lo juega todo. Con Umtiti y Araujo recuperándose de sus lesiones, Koeman tendrá que tirar del filial o seguir apostando por colocar a De Jong como central, como hizo en el Wanda tras la lesión de Piqué.

No está teniendo suerte Koeman en su aterrizaje en el banquillo azulgrana. No ha podido hacer la plantilla que le gustaría por las difíciles condiciones que ha puesto el Coronavirus, los resultados en Liga (que no en Champions) no le están acompañando, el gran líder del proyecto (Messi) está negado de cara al gol y el equipo se le rompe por delante (Ansu) y por detrás (Piqué y Sergi Roberto). Por si todo eso fuera poco, dos excelentes porteros como Ter Stegen y Neto le hacen dos cantadas que provocan la perdida de 5 puntos contra el Alavés y el Atlético. En el caso del alemán, la responsabilidad en el gol también se debe repartir en gran parte con el propio Piqué, que no controló un balón fácil en el centro del campo y a raíz de ahí se originó la contra que acabó en el gol de Carrasco.

Era el minuto 47 de la primera parte y fue la jugada que decantó un duelo muy táctico y me parece que bastante igualado, sin muchas ocasiones de gol. El Barça quizá no mereció ganar, pero creo que tampoco perder. El Atlético no fue mucho mejor que él. Ter Stegen solo tuvo que emplearse en un tiro de Saúl al comienzo y vio cómo Llorente estrellaba un balón al larguero. Oblak le paró dos ocasiones clarísimas a Messi y a Lenglet, ambas muy centradas, eso sí, y un cabezazo a Griezmann, que el minuto 2 también desperdició una ocasión clarísima a pase de Dembélé, quizá lo mejor del Barça en el encuentro, pues completó el partido y no se lesionó, pese a que se lastimó el hombro al final de la primera parte. 

En fin, es la tercera derrota liguera del curso y no da para entusiasmarse demasiado por el título, pues el Barça queda a 9 puntos del Atlético tras jugar las 8 primeras jornadas. Pero como falta tanto para el final, no creo que a estas alturas la Liga esté perdida, ni mucho menos. Pocos clubes de los grandes en Europa se salvan en este arranque mediocre de temporada, porque la mayoría tienen muchos internacionales y eso pasa factura. El Manchester City de Guardiola también perdió con el Tottenham y casi calca los números del Barça, pues sólo ha ganado 3 partidos de 8 en la Premier. El Inter de Milán lo mismo. La Juventus no ha perdido aún en Italia (el Barça sí le derrotó en Champions), pero ha ganado sólo 4 partidos y ha empatado otros 4. También el PSG perdió en esta jornada contra el Mónaco, dejándose remontar además un 0-2 y suma 3 derrotas en Liga en 11 partidos. Incluso el Bayern, que no tiene rival en la Bundesliga, también pinchó en esta ocasión (1-1 ante el Bremen en casa), por no hablar del Real Madrid, que hizo un partido lamentable contra el Villarreal, al que hizo muchas menos ocasiones que el Barça al Atlético. Dicen que mal de muchos es consuelo de tontos, pero cuando cuando tantos equipos grandes (y mucho más hechos que el Barça, que está en formación) atraviesan dificultades es que este comienzo pandémico de temporada es que les afecta mucho más que a los que no tienen que luchar cada 3 días en tantos frentes. Lo bueno de esto es que no hay mucho tiempo para lamentarse, porque ya mismo el Barça se embarca en un viaje largo a Kiev para jugar el martes (21:00 h.) contra el Dinamo para sellar la clasificación para los octavos de la Champions. 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies