class="post-template-default single single-post postid-31835 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Póker de goleadores para despedir líder el 2019: 4-1 al Alavés

Facebooktwitterredditlinkedin

Ahí arriba tenéis en una foto del Barcelona al póker de goleadores que derrotó 4-1 al Alavés y que permite al equipo despedir como líder este 2019, que, por otra parte, es justo como lo empezó. El Barça de Valverde, ese técnico tan criticado por un sector azulgrana, sólo ha dejado el primer puesto de la Liga en las ocho primeras jornadas de este campeonato 2019-20. En el resto, ha sido el indiscutible número 1. En este último partido del año, Griezmann marcó otra vez el primero, algo a lo que nos está bien acostumbrando el francés. Recibió un pase de Suárez y marcó con la derecha un gran tanto. Es su gol numero 7 en Liga, lo que no está nada mal y habla muy bien de su excelente adaptación. Su primera parte fue formidable. Me parece que fue el mejor del equipo. 

El 2-0 lo firmó Arturo Vidal, que junto a Aleñá y Busquets conformaba la tripleta de centrocampistas, totalmente distinta a la que empezó el Clásico el pasado miércoles. El chileno marcó otro buen gol, su número 5 del curso, también a pase de Suárez, con un tiro cruzado en el último minuto de la primera parte. Ese 2-0 premiaba creo yo una de las primeras partes mejores de la temporada. Con mucha movilidad, tanto de los puntas, como de los centrocampistas, buen ritmo y una buena circulación de balón, presión en campo contrario y el equipo muy junto, el Barça abrumó al Alavés, al que no dejó salir casi de su campo. Cuando los de Valverde dominan tanto, a la fuerza tiene que aparecer la calidad de sus puntas. En la segunda parte, el equipo salió pensando que la victoria estaba ya en el bote y estuvo a punto de complicarse. Hasta cierto punto me parece normal, sobre todo si tenemos en cuenta que hacía menos de 2 días había hecho un gran esfuerzo contra el Madrid y que también venía de jugar en San Sebastián. El Alavés aprovechó para acercarse en el marcador con un cabezazo de Pere Pons y casi a continuación tuvo hasta 3 oportunidades de igualar el choque. 

Messi, hasta entonces muy fallón, al que noté cansado por momentos, apareció entonces para calmar a la afición. Recibió una nueva asistencia de Suárez, si lo que hizo puede llamarse así, encaró a toda la defensa del Alavés y se sacó de la zurda un tiro potente desde fuera del área que se coló pegado al poste derecho de Pacheco. Otro golazo del 10 que culmina un año en el que ha ganado todos los premios individuales posibles y con el que comanda el Pichichi con 13 tantos, uno más que Benzema. Faltaba por marcar Suárez, el killer de este equipo, que estuvo a punto de hacerlo tras una buena jugada coral y de recibir un pase de Vidal, pero un defensor mandó su remate de cabeza a córner con la mano. El árbitro fue a verlo al VAR y pitó penalti. Antes el VAR había anulado al Barça 2 goles en fuera de juego de Messi y de Griezmann. El segundo parecía claro, pero el primero lo fue por centímetros. Aprovecho para decir ahora que yo estoy con Infantino, que los goles por fueras de juego milimétricos no deberían anularse. Lo que pasa es que es difícil decidir dónde se pone el límite. Sin embargo, el VAR no entendió como falta una acción sobre Busquets que acabó con el gol del Alavés. Hace poco, en el MadridPSG, vimos como una leve falta anuló una clara expulsión de Courtois. El VAR tampoco vio un penalti a Griezmann más incuestionable que todos los que reclama el Madrid en el Clásico. En fin, misterios de la tecnología que aquí en la capital siempre ven como una mano negra, quizá como rescoldo aún de aquella campaña del manido Villarato.  

Marcó Suárez de penalti su gol 10 en Liga y con el 4-1 el partido se acabó. Si es que no lo había hecho antes con el 3-1 de Messi. Es el cuarto partido del curso con goles del Tridente al completo. Entre Messi, Suárez y Griezmann suman 30 goles en Liga. Ningún equipo de Primera División lleva más dianas que el Tridente azulgrana: sólo el Madrid, que lleva 33. En este arranque del curso, el juego del Barça, sobre todo fuera de casa, no ha sido todo lo bueno que exigen los aficionados, pero tampoco hay que olvidar que el equipo ha disputado 24 partidos (entre Liga y Champions), ha logrado 16 victorias, 5 empates y sólo 3 derrotas (1-0 ante el Athletic, 2-0 en Granada y 3-1 contra el Levante). En este primer tercio del curso los objetivos se han conseguido. Para febrero y marzo queda aparcada la eliminatoria asequible contra el Nápoles en Champions y creo que el equipo volverá a pelear por la Liga hasta el final, como lo viene haciendo, por otra parte, en la última década. Hay algunos aficionados que quieren despedir a Valverde tras cada traspié o mal resultado del equipo, pero eso es algo que no tiene ningún sentido a mitad de temporada y que no ha hecho el Barça desde la época oscura de Gaspart. Y menos, cuando el equipo está peleando por los títulos. Para mí, el Barça se va de vacaciones con un notable. A la vuelta, se viene un aluvión de partidos y competiciones, pues al inicio de la Copa, se sumará la novedosa Supercopa, con semifinales y final, en Arabia Saudi (8 y 12 de enero). Pase lo que pase, en esta y en todas las competiciones, creo que Valverde debe terminar la temporada, sobre todo porque la Liga puede decidirse muy al final. Luego los resultados dirán si debe o no continuar. O si a él le apetece seguir o no, que también habrá que tenerlo en cuenta.  

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies