class="post-template-default single single-post postid-31406 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

¿Puede caer el Madrid en una ‘Milanización’?

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

El Madrid cayó ante el Rayo (1-0), que era el colista de la clasificación, dando una imagen penosa, a decir de la mayoría de analistas del equipo blanco. Es la 10ª derrota en Liga, de la que dimitió a principios de marzo. Se suma a las 3 que hubo en la Champions (una contra el Ajax en el Bernabéu por 1-4 que supuso la eliminación), a las 2 de Copa (0-3 del Barça, también humillante) y a la primera, que fue en la Supercopa de Europa (2-4 contra el rival ciudadano, el Atlético). Es decir 16 derrotas en los 54 partidos que ha jugado el Madrid, o sea, una cada 3 o 4 encuentros. Yo no recuerdo una temporada tan mala de nuestro máximo rival desde que tengo memoria. Eso hace que me pregunte: ¿Puede caer el Madrid en una Milanización? Lo digo porque no hace tanto, el gran Milán, entre 1989 y 2007, ganó 5 Champions y llegó a 3 finales más. Desde 2007, en cambio, sólo ha ganado 1 Liga y 2 Supercopas de Italia, mientras su máximo rival, la Juventus, ha encadenado 8 campeonatos nacionales seguidos. Cierto que no ha triunfado en Europa, pero ha disputado 2 finales y siempre aparece como uno de los favoritos. En cambio, el Milán tiene dificultades para incluso clasificarse para la Champions, no digamos ya para aspirar a los títulos.

Hagamos un somero repaso del curso blanco. Lo empezó Lopetegui, ya de forma torcida, pues fue despedido de la Selección a pocas horas del comienzo del Mundial al saberse de su compromiso con Florentino. Le siguió un Solari que apostó por apartar a alguna vaca sagrada del equipo como Isco y Marcelo para dar cancha a jóvenes valores como Vinicius o Reguilón. Parecía que la cosa funcionaba algo mejor, pero en una semana trágica, dos derrotas ante el Barça y otra ante el Ajax, el Madrid fue apartado de todas las competiciones con 3 meses de antelación. Florentino entonces buscó con urgencia un paraguas para evitar la que le podía caer encima. Entre echarse en las manos de Mourinho y las de Zidane, prefirió estas últimas, pero ni siquiera al que todo el madridista venera como principal responsable de las últimas Champions ganadas ha podido corregir el rumbo de un equipo que parece en caída libre. Yo ahora mismo ni siquiera descarto que Zidane no comience la próxima temporada. Como es listo, ya se ha dado cuenta, porque lo ha reconocido en rueda de Prensa, que sus mensajes no llegan a los jugadores y eso es lo peor que le puede pasar a un entrenador. En el Barça, Guadiola y Luis Enrique se fueron en cuanto lo percibieron y Valverde hará lo mismo cuando lo note. 

Estuve escuchando a Jorge Valdano en la radio y pienso que el principal error del Madrid esta temporada ha sido el de siempre: su sempiterno pecado de soberbia. Creo que sobrevalorar sus triunfos en la Champions, para oponerse a lo logrado por el Barça de Messi, ha propiciado la situación actual. «Hay muchas más posibilidades de diagnosticar a un equipo haciendo una buena Liga que una buena Champions. En la Champions influyen muchas cosas y una de ellas es la suerte. En cambio, la Liga es un tema de continuidad y al final tienes que demostrar que eres más fuerte que la injusticia, más fuerte que la mala suerte, más fuerte que las desgracias que se van presentando en el camino. O sea la estatura de un equipo se mide más que en ningún otro sitio en la Liga. El Madrid va a terminarla a casi 20 puntos del líder y está a 9 puntos del Atlético. Por lo tanto, las correcciones que tiene que hacer son las que demuestra la clasificación». Son palabras de Valdano, no mías. El diagnóstico que hizo el Madrid tras ganar la Champions fue que no hacía falta Cristiano sino que con Mariano, Bale y un portero algo mejor que Keylor Navas, el Madrid lucharía por todos los títulos. Zidane puede que entonces se fuera porque él no estaba de acuerdo con ese diagnóstico, porque él era el que más había sufrido al equipo toda la temporada. Las carencias han salido a flote este curso, como él intuía, y se ven reflejadas en esas 16 derrotas y en una de las temporadas más penosas de la historia blanca.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies