class="post-template-default single single-post postid-1300 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Roberto, Gerard, Gabri y un Barça B africanizado

Facebooktwitterredditlinkedin

Un par de días, como decía en un artículo anterior («Bartomeu debe elegir cuanto antes técnico para el filial»), es lo que ha tardado el nuevo presidente en reorganizar todo el cuadro deportivo del club. Se nota que lo suyo es tomar decisiones y tomarlas de forma rápida. El sustituto de Zubizarreta será Robert Fernández, o Roberto, como se le llamaba en su época de jugador, cuando uno coleccionaba sus cromos. Al mando de un Barça B africanizado estará también un ex de la casa de parecido perfil, Gerard López, y como responsable del Juvenil A, Gabri, otro ex canterano. Roberto tuvo como entrenador a Cruyff; Gabri, a Van Gaal y Rijkaard; y Gerard, sólo a este último. La cadena histórica del conocimiento y del éxito no se rompe.

De momento, Roberto Fernández no tendrá mucho trabajo, porque los fichajes de enero (Aleix Vidal y Arda Turan) ya están entrenándose con el equipo. Para planificar los posibles refuerzos del curso que viene dispone de un año entero. Como jugador sólo estuvo cuatro temporadas en el club (1986-90), pero en su casa guarda muchos recuerdos de ese periodo. Por ejemplo, las actas de todos los partidos que jugó de azulgrana. Le dio tiempo a ganar dos Copas, una Recopa y a vivir el Motín del Hesperia, uno de los sucesos más desagradables de la historia del club. Roberto era un centrocampista con llegada y gol, muy potente en el juego aéreo, parecido al actual Raúl García del Atlético. Era muy querido por la afición por su carácter y generosidad en el esfuerzo y creo que lo sigue siendo.

Gerard y Gabri, por su parte, serán los encargados de preparar a los mejores jugadores de la cantera para dar el salto al primer equipo. Como tampoco se pueden incorporar nuevos refuerzos, el Barça B ya disputó el pasado martes un primer partido de pretemporada frente al L’Escala (0-3) reforzado con varios futbolistas del Juvenil A. En ese partido se alinearon los centrocampistas Enguene y Kaptoum y el portero Ondoa, los tres procedentes de Camerún, de la Fundación Etoo. A través de esta fundación también llegaron al club el central Bagnack, que ya ha jugado amistosos con el primer equipo, y el delantero Dongou, que debutó en Copa frente al Cartagena marcando un gol con el Tata Martino. También actuaron contra L’Escala el defensa Edgar Ie y el centrocampista Agostinho Cá, dos portugueses con raíces guineanas que no están teniendo demasiada suerte con las lesiones y que no terminan de adaptarse, y el lateral Godswill y el extremo Adama Traoré. El primero nació en Nigeria y el segundo, español con raíces de Mali, ya se estrenó también con los mayores. Muchos de estos africanos llevan años en la cantera. Falta que alguno dé el salto al primer equipo. Cada vez está más difícil porque arriba el nivel de competencia es brutal. Pero sólo así podrá saberse si de la mezcla de la fuerza del continente negro con la técnica de la Masía sale un buen prototipo que merezca ser clonado en el futuro.
(Foto/Autor: Dongou celebra un gol con el Barça B/fcbarcelona.es)

Facebooktwitterredditlinkedin