class="post-template-default single single-post postid-3954 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Rüstü, el otro turco antes de Arda, también debutó contra el Espanyol, en un partido con récord de expulsiones: seis

Facebooktwitterredditlinkedin

Rüstü Recber, el otro turco que ha jugado en el Barça antes de Arda, también debutó en partido oficial contra el Espanyol. Fue un 13 de diciembre de 2003 en uno de los encuentros más extraños y surrealistas que he visto en mi vida. El portero otomano fue el primer fichaje de Laporta como presidente. Había llegado al club libre tras desvincularse del Fenerbahçe, el club donde desarrolló la mayor parte de su carrera. Tenía entonces 30 años y el aval de su buena actuación en el Mundial de 2002, donde la Turquía de Nihat, Emre y Sukur fue tercera. Una lesión en pretemporada había provocado que Rijkaard le diera la titularidad al joven Víctor Valdés pero la oportunidad para el veterano guardameta llegaría tras un Clásico en el que el Madrid rompía una racha de 20 años sin ganar en el Camp Nou (1-2).

De forma inesperada, Rüstü ocupó la portería en el siguiente partido, que era ante el Espanyol en Montjuïc,  jornada 16 de Liga. El Barça estaba en mitad de la tabla y el Espanyol era colista. Un derbi muy descafeinado, pero con urgencias y muchos nervios en ambos equipos. Jordi Cruyff, de cabeza, al saque de una falta, hizo el 1-0 a los ocho minutos. Empató Ronaldinho con algo de fortuna al minuto siguiente y dos goles de Kluivert pusieron el 1-3 final antes del descanso. A partir de ahí, el partido y árbitro Pino Zamorano (¡madrileño, cómo no!) enloquecieron: aquel simulacro de derbi acabó con 18 tarjetas y seis expulsados, tres por cada bando (De la Peña, Soldevilla y Lopo, por parte perica y Márquez, Quaresma y Cocu, por parte azulgrana), récord en toda la historia de la Liga. Luis Enrique jugó los últimos minutos. Salió por Overmars en el 74 y le dio tiempo a fallar un gol a puerta vacía.

Tras este esperpento de partido, Rijkaard siguió confiando en Rüstü en las dos siguientes jornadas de Liga: ante el Celta (1-1) en el Camp Nou y frente al Racing (3-0) en El Sardinero. Pero varias cantadas del turco le devolvieron el puesto a Valdés. «No es normal que un portero de mi historia y mi calibre se quede fuera porque no habla español», se justificaba Rüstü, que al final sólo jugaría un partido más, en la jornada 30, ante el Betis (1-1). En total, cuatro partidos y una sola victoria, la reseñada de su debut ante el Espanyol, antes de regresar cedido al Fenerbahçe. Supongo que el paso de Arda por el Barça no será tan anecdótico. Por el exatlético se han pagado 34 millones y es un jugador más que contrastado. Bartomeu, que estuvo en aquella primera junta de Laporta, apalabró el fichaje Arda antes de ser elegido presidente el pasado verano. De turco a turco, han pasado 13 años y el círculo virtuoso está de nuevo en marcha. Espero que el día de Reyes Arda también se estrene con victoria y que, por supuesto, no sea la única que consiga con el Barça.

Facebooktwitterredditlinkedin