class="post-template-default single single-post postid-9897 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Suárez deja al Barça como único invicto de Europa

Facebooktwitterredditlinkedin

El día que el Manchester City de Guardiola perdía su primer partido en la Premier (4-3 contra el Liverpool), el Barça completaba una primera vuelta de la Liga casi modélica: 16 triunfos y 3 empates, 51 puntos, un ritmo para romper los 100 puntos a final de Liga, el récord hasta ahora, conseguido con Tito Vilanova (2012-13). El Atlético ganó con apuros al Eibar y se mantiene a 9, el Valencia también venció en Riazor con algo de suerte y sigue a 11 y el Madrid perdió en casa con el Villarreal y se aleja ya a ¡¡¡19!!!, algo que no se veía desde la época de Mourinho. Los blancos ya dan por perdida la Liga y empiezan a pensar que conservar el cuarto puesto es un buen objetivo. Es el último que da acceso a la próxima Champions. Parece un triste consuelo para quienes aspiraban a un primer Triplete que igualase la hazaña que el Barça ha completado ya en dos ocasiones. El equipo azulgrana no lo tuvo fácil en Anoeta, su territorio maldito en la última década. Tuvo remontar un 2-0 hasta el 2-4 final, pero lo importante es que Luis Suárez deja al Barça como único invicto de Europa en las grandes ligas.

El uruguayo fue sin duda el hombre del partido. Permitió con un pase a Paulinho que el equipo se metiera en el duelo en la primera parte con el 2-1, empató con una delicatessen, un pase en vaselina a la red tras una conducción de Messi y adelantó a los azulgrana aprovechando un balón que ganó Vermaelen en un poderoso salto tras un saque de Rulli. Luego, Messi, que pasó casi inadvertido en la primera mitad, apareció para poner su rúbrica genial a un triunfo de esos que ganan ligas: porque fue en un campo difícil, en unas malas condiciones (lloviendo todo el partido) y remontando un 2-0. ¡Qué golazo de falta del argentino! Messi (17) y Suárez (13) suman 30 goles en esta Liga, sólo 2 menos que todo el Real Madrid. Más de 10 años después del último triunfo liguero (0-2 en mayo de 2007 con goles de Iniesta y Etoo), el Barça volvió a imponerse a la Real Sociedad en su estadio. Ya lo había hecho en Copa el año pasado (0-1) con un penalti transformado por Neymar, así que se puede decir que la maldición de Anoeta ha terminado por fin.

El desarrollo del partido fue en función de los goles, puramente emocional. Arrancó muy bien el Barça, que se desdibujó con el primer tanto de William José, encajó otro de Juanmi en un desvío desafortunado de Sergi Roberto y a punto estuvo de conceder alguno más, sobre todo uno que anuló el árbitro por una falta dudosilla a Rakitic. El gol de Paulinho, el octavo que consigue en Liga (dobla a Cristiano Ronaldo), permitió a los de Valverde salir con más fe en la segunda parte. Casi antes de merecerlo, igualó la contienda y a mitad de la segunda parte el partido estaba en el aire, peligroso, porque podía caer de cualquier bando. Suárez lo decantó en un ejercicio de pundonor y lucha inmenso: se peleó casi en solitario con todos los defensas de la Real y salió victorioso. Sergi Roberto, aunque apareció en los 2 goles recibidos, luego remontó su actuación y fue otro de los mejores. En cambio, para mí fue otro partido en el que André Gomes se perdió en un infinito esfuerzo baldío. Mira que creo que hay un buen jugador ahí, pero a la vez me cuesta entender cómo sigue recibiendo tantas oportunidades el portugués. Dembélé tampoco aportó demasiado en la media hora que jugó, salvo alguna pincelada de su combinación aseada. Iniesta miró todo el encuentro desde el banquillo. Espero que no sea por problemas físicos porque será muy necesario para jugar en Cornellá el miércoles en Copa. No sólo el capitán sino buena parte de la segunda unidad, pues el esfuerzo sobre un Anoeta anegado por la lluvia fue bastante grande y no hay mucho tiempo para recuperarse. El domingo empieza la segunda vuelta y toca visitar el Villamarín, otro campo que en teoría tampoco resultará fácil, así que en el derbi contra el Espanyol no creo que veamos al equipo titular. Será una prueba más para la amplitud de la plantilla. Hay que ir paso a paso, pero con la Liga muy encaminada no está de más ampliar un poco los objetivos.

(Foto/Autor: Suárez celebra uno de sus dos goles/fcbarcelona.es)

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies