class="post-template-default single single-post postid-4558 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Suárez es el Bichazo y el Barça duerme a 9 y 10 puntos de Atlético y Real Madrid

Facebooktwitterredditlinkedin

En el artículo anterior hablaba de Suárez como candidato al Balón de Oro de este año. Alguno de vosotros me decía que teniendo al lado a Messi y Neymar eso era poco menos que imposible. Y yo respondía que si marca cerca de 70 goles (como parece, por su progresión) y el Barça gana algún título (algo más que probable), a ver quién no le metía en las apuestas como favorito. Puede que porque fue el único que hizo una pretemporada normal y porque no se ha lesionado, es el que está teniendo un rendimiento más regular del tridente. Contra Las Palmas volvió a ser decisivo. Primero marcando el primer tanto, a pase de Alba, y después fabricando el segundo con una jugada marca de la casa. Además de Pistolero, al uruguayo también le apodan el Toro. Cuando arranca, por su manera de agachar la cabeza y su tremenda potencia, recuerda a este poderoso animal. Si Cristiano es el Bicho y Jesé, el Bichito, a Suárez no le iría mal algo así como el Bichazo.

En el 1-2 fue toro y a la vez torero, pues hizo un recorte a su defensor que ni José Tomás. ¡Qué arte, qué calidad! Después asistió a Messi, que se encontró con Javi Varas, fenomenal toda la tarde, y el rechace lo aprovechó Neymar. Fue casi lo único destacable que hizo el brasileño en todo el partido. Noté algo de cansancio en las otras dos patas del tridente. Neymar lució contra el Celta y Messi contra el Sporting. El único que no descansa nunca es Suárez, autor de cinco goles en estos tres duelos. Y eso que contra Las Palmas falló tres o cuatro clarísimos, de los que no suele perdonar. Sin hacer un gran encuentro, con un poco de Iniesta y otro poco de Mascherano, el Barça duerme a 9 y 10 puntos de Atlético y Real Madrid, que tienen difíciles compromisos esta jornada contra Villarreal y Málaga. No espero que pinchen, pero cualquier punto que pierdan empezaría a ser ya casi definitivo.

Del partido me gustó la propuesta de Las Palmas, un equipo valiente y sin complejos, que intentó quitarle la posesión al Barça y que siempre dio sensación de peligro. Es verdad que remató mucho y también que Bravo no tuvo que emplearse muy a fondo. El equipo canario obligó al azulgrana a hacer un desgaste al que no está acostumbrado y puede que eso le quitara frescura en ataque. Aun así, fabricó más de media docena de ocasiones muy claras. Como no pudo cerrar el marcador, sufrió hasta el final, claro, porque la victoria era muy importante. Aunque no creo mucho en eso, puede que traslade presión a sus rivales por el título. Para mí, lo mejor del Barça fue que trató a Las Palmas como si fuera el mismísimo Arsenal. Cuando no tuvo el balón, se replegó, se defendió bien y se esforzó por recuperarlo. Sólo así se ganan estos partidos de entreguerras. El martes vuelve la Champions y más de una vez hemos visto patinar al Barça en esta situación. Afortunadamente no fue así y celebramos que sigue alargándose la racha: ya van 32 partidos sin perder. Casi nada.
(Foto/Autor: Neymar felicita a Suárez por su tanto/Miguel Ruiz-FCB)

Facebooktwitterredditlinkedin