class="post-template-default single single-post postid-5020 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Suárez se dispara entre polémicas: a 2 goles de igualar los 47 del gran Ronaldo

Facebooktwitterredditlinkedin

La mejor versión del brasileño Ronaldo (el bueno), la vimos aquella única temporada que jugó en el Barcelona (1996-97). Ronaldo dejó para la historia un registro que sólo Messi ha conseguido batir después: 47 goles en 49 partidos. Si las lesiones no hubieran lastrado su carrera, posiblemente estaríamos hablando de uno de los grandes de verdad de la historia del fútbol. Ronaldo reunía en un físico extraordinario la potencia de Cristiano y buena parte de la habilidad de Messi. Cuando arrancaba era imparable. Aquella temporada causó un gran impacto en el Barça y en todo el fútbol español, con goles imposibles de olvidar como los que le marcó al Compostela, al Deportivo o al Valencia, plenos de vigor, plasticidad y contundencia. Aquel Ronaldo tenía sólo 20 años y se le adivinaba un potencial que sus rodillas no le dejaron mostrar en su totalidad. Incluso mermado por el físico, su calidad le alcanzó para completar una buena carrera y coronar su palmarés con el Mundial de 2002. Hago esta pequeña digresión histórica para destacar lo que está a punto de hacer Luis Suárez. Con los dos goles que marcó ante el Atlético, suma ya 45 en los 45 partidos que ha disputado este curso y tiene un margen de 4 encuentros para batir a ese gran Ronaldo que acabo de describir.

En Madrid ponen el foco en las supuestas agresiones del uruguayo a Juanfran y Filipe Luis cuando Cristiano Ronaldo hace varias como esas en cada partido y lo esconden debajo de la alfombra. Yo prefiero resaltar sus números, que son espectaculares: 26 goles en Liga, 8 en Champions, 5 en el Mundial de Clubes, 5 en Copa y 1 en la Supercopa de Europa. A lo más que alcanza la crítica madridista con Cristiano es a decir: «Debe tener cuidado porque algún día le van a expulsar». Lo mismo cabría aconsejarle a Luis Suárez: debe ser difícil, porque los rivales juegan con eso (igual que con Neymar), pero debe intentar contenerse, porque como el árbitro vea su respuesta y no la provocación anterior, se irá antes de tiempo a la ducha en cualquier partido. Y ahora llegan los importantes.

Suárez no debe copiar las calenturas del portugués del Madrid y sí la inteligencia de Busquets. Al contrario que Torres, que, avisado por el árbitro con una tarjeta, siguió actuando como si no la tuviera, Busquets retiró el pie a tiempo en una salida de Saúl desde la defensa, mediado el segundo tiempo. En lugar de cortar el contragolpe con una falta táctica, cosa que el Atlético hizo infinidad de veces, dejó pasar al rival. El partido todavía iba 0-1 y se arriesgaba a una contra peligrosa, pero también se arriesgaba a dejar a su equipo con diez. Prefirió hacer lo primero. Luego Luis Enrique también quitó el peligro retirándole por Sergi Roberto en los últimos diez minutos. Si Torres o Simeone hubieran hecho lo mismo, quizá ahora no estaríamos hablando de esta acción. Como el madridismo únicamente parece disfrutar cuando pierde el Barça, ha hecho causa común con los atléticos en los supuestos casos de Busquets y Suárez. No vi que hiciera lo mismo cuando este mismo árbitro, Felix Brych, expulsó a Arda Turan en el Bernabéu en la pasada Champions por una entrada a Kroos similar a la de Torres a Neymar y por una leve plancha del turco a Sergio Ramos, temeridad parecida a la de Torres con Busquets que el madridista también exageró. Por eso, yo prefiero quedarme siempre con el lado bueno de nuestro Pistolero. Que es muy bueno.

Facebooktwitterredditlinkedin