class="post-template-default single single-post postid-31679 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Suárez, Vidal, Dembélé y Messi zurran al Sevilla (4-0)

Facebooktwitterredditlinkedin

Como el Inter entre semana, jugó muy bien el Sevilla en el Camp Nou y también perdió. Además por goleada: 4-0. Con espacios y mayor pegada, el Barça superó el último escollo antes de un nuevo parón internacional y se coloca segundo en la Liga, a 2 puntos del líder, el Real Madrid, a quien ya echa el aliento en el cogote. Los blancos jugarán en el estadio azulgrana dentro de dos jornadas (26 de octubre). Antes, el Barça visitará al Eibar (19) y al Slavia de Praga en la Champions (23). Por su parte, el Madrid actuará en Mallorca (19) y ante el Galatasaray en Turquía (22), un partido en que no podrá reservar nada ya que marcha último de su grupo con 1 puntos en las dos primeras jornadas. Quedan 20 días para uno de los choques que empezarán a decidir la Liga. Si el Barça, tras el parón de selecciones, consigue ganar en Eibar estará en disposición de atacar el liderato, algo que parecía muy poco probable apenas hace 3 jornadas, tras la derrota en Granada. Sin embargo, ya dije en otro post que esta Liga sería larga y complicada. En las 8 primeras jornadas, el Barça ha sufrido ya 2 penaltis en contra y 3 expulsiones. En cambio, ni le han señalado ningún penalti a favor ni han expulsado a ningún rival de los que se ha enfrentado. ¿Raro no? 

No tanto si tenemos en cuenta que el Barça ha ganado 8 de las últimas 11 Ligas. Si levantamos esta será a fuerza de sangre, sudor y lágrimas. Y Mateu Lahoz me sirve de ejemplo, una vez más. Un partido que llega con 4-0 al minuto 86 y que el Barça lo termina con 9 jugadores por expulsiones de Araujo y Dembélé no parece muy normal. La primera roja fue por una supuesta falta del joven central debutante uruguayo, que apenas llevaba 15 minutos en el campo, a Chicharito, que se había tirado descaradamente. Apenas comenzada la segunda parte, Mateu Lahoz había dejado sin sanción una clara falta a Arthur al borde de su propia área que De Jong había enviado al palo. El Sevilla pudo haberse metido en el partido en esa jugada. Fue una acción bastante parecida a la expulsión, pero señalizada de forma totalmente opuesta. Tras las 2 rojas, ya era demasiado tarde para que el Sevilla remontara, claro, pero el Barça pierde a Piqué (por acumulación de tarjetas) y Araujo para el partido en Eibar, aún no puede contar con Umtiti y veremos cómo llega Todibo, que se retiró con calambres. Además, Dembélé le dijo al árbitro que era muy malo, una afirmación que compartimos el 99% de los culés, sobre todo desde aquel día contra el Atlético en el que nos quitó una Liga, le meterán 2 partidos por esa chiquillada y se perderá el Clásico. Estos detalles, en un enfrentamiento entre dos colosos como son el Barça y el Madrid, son muy importantes. Y luego nadie se acuerda. Yo sí lo hago.

Por lo demás, el Barça resolvió el encuentro en menos de 10 minutos letales de la primera parte. De Jong, el delantero del Sevilla, había fallado ya 3 goles claros cuando Luis Suárez recibió un gran pase de Semedo desde la izquierda (fenomenal su aportación esta vez) y se sacó de la manga un remate de chilena con la zurda espectacular. Un gol que es precisamente el único que le falta a Messi en su grandísimo repertorio y que no tengo ninguna duda de que veremos posiblemente esta temporada a poco que se fije en cómo la ejecutó su gran amigo. ¡Qué perfección, qué precisión y qué gran belleza de remate! Excepcional semana de Suárez, que además no se irá con Uruguay y se quedará en Barcelona descansando y haciendo tratamiento para su cascado cuerpo. Yo quería que este partido lo comenzara de suplente, pero Valverde prefirió hacer un guiño cariñoso a Busquets, Rakitic y Vidal, que han contado menos en este comienzo de curso, antes que a Griezmann, que lo había jugado todo, y ademas como titular, hasta ahora. El chileno marcó el segundo a pase de Arthur, que fue quien robó un balón para que Dembélé hiciera el tercero en una acción de superclase, amagando al defensor con la izquierda y rematando con limpieza con la derecha. En la segunda, parte, Messi se sumó a la fiesta con una acción maradoniana en el minuto 60 que casi acaba en gol y su primer tanto en este curso, una falta que el Sevilla intentó defender por tierra, mar y aire y acabó dentro de su portería. Un jugador se tumbó tras la barrera, otro corrió al palo más alejado del meta y Vaclik se estiró todo lo que pudo. Nada. Otro golazo más para la cuenta del argentino. Todo antes de que Mateu Lahoz iniciara su particular show. «Peligro, pita Mateu Lahoz», fue lo primero que anoté de este partido. Al final no me equivoqué. 

La espectacular chilena de Suárez en el primer gol/fcbarcelona.es

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies